PUBLICIDAD

Salud al día
Síndrome de Guillain-Barré
El síndrome de Guillain-Barré, recientemente asociado a la infección por el virus Zika, es una parálisis progresiva de aparición aguda, pero que afortunadamente se recupera con el tiempo en la mayoría de los casos.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Qué es el síndrome de Guillain-Barré

El síndrome de Guillain-Barré (SGB) es un trastorno neurológico de base autoinmune en el que el sistema inmunológico de una persona ataca a la mielina. La mielina es una sustancia con gran contenido de lípido que recubre en forma de vaina los nervios. Es como si fuera el aislante de los cables eléctricos. Si la vaina de mielina está dañada, los nervios no pueden trabajar adecuadamente y las órdenes que envía el cerebro a los músculos no llegan a éstos, produciendo parálisis y alteración de los reflejos osteotendinosos. Además, aunque no siempre ocurre, la sensibilidad también se puede alterar por el mismo motivo.

Esta entidad se describió por primera vez en el siglo XIX por varios médicos distintos, pero no es hasta la Primera Guerra Mundial cuando dos doctores franceses (Georges Guillain, Jean-Alexandre Barré y André Strohl) publican un artículo describiendo dos casos de soldados afectados por este cuadro, mediante la realización de estudios electrofisiológicos y, además, detectando un rasgo característico, que es la elevación de proteínas en el líquido cefalorraquídeo. Por ello, se llama Síndrome de Guillain-Barré (aunque de forma injusta se omite el nombre de Strohl y el de Landry, quien fue el primero en describirlo en 1859).

En realidad el SGB no es una enfermedad única, sino un espectro de diferentes tipos de presentación clínica del trastorno autoinmune que subyace como causa del mismo. Así, hay diferentes formas de presentación clínica:

  • Polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda: es la forma más frecuente, el Síndrome de Guillain-Barré clásico.
  • Neuropatía axonal motora aguda: más frecuente en niños y adultos jóvenes.
  • Neuropatía axonal sensitivo-motora aguda: es una forma más rara en la que predomina la afectación sensitiva. También hay una forma rara de afectación sensitiva pura.
  • Síndrome de Miller-Fisher: supone el 5% de los casos. Se afectan los músculos de los ojos, desaparecen los reflejos y hay ataxia (descoordinación de los movimientos).

El Síndrome de Guillain-Barré en cualquiera de sus formas es poco frecuente. Aparece en 1-4 de cada 100.000 personas al año. Aunque puede aparecer a cualquier edad, es más habitual entre los 30 y los 50 años, siendo algo más común en hombres que en mujeres. Su presentación es aguda y progresiva a lo largo de horas o pocos días. A las dos o tres semanas es cuando los síntomas están en su peor momento, y posteriormente se produce una recuperación lentamente progresiva, aunque hay pacientes que quedan secuelas. Tiene una mortalidad menor del 5% con un tratamiento adecuado y precoz. El 85% de los pacientes están recuperados al año de forma objetiva, aunque puede quedar una sensación de cansancio crónico.

En las últimas semanas el nombre de este síndrome ha aparecido relacionado con el brote de virus del Zika que está azotando América Latina y se está extendiendo por decenas de países.

Síndrome de Guillain-Barré  e infección por el virus del Zika

Recientemente ha crecido la alarma por la asociación de la infección por virus Zika y el síndrome de Guillain-Barré y otros trastornos neurológicos. Durante el brote de Zika de la Polinesia Francesa entre noviembre de 2013 y febrero de 2014 se notificaron 74 casos de enfermedad neurológica o autoinmune, de los cuales 42 eran casos de SGB. De esos 42 casos, 37 habían presentado síntomas y analíticas sugestivos de infección por virus Zika. En ese brote hubo casi 9.000 afectados. También se describieron casos de meningitis, meningoencefalitis y mielitis.

En el brote actual de las Américas ha crecido la preocupación por la asociación del Zika con el síndrome de Guillain-Barré. En varios de los países afectados se han descrito casos de SGB con una incidencia mayor de la esperada, coincidiendo con la epidemia de Zika en ellos. De los casos investigados hay algunos en los que se ha confirmado infección previa por el virus Zika.

Por ejemplo, en Brasil se notificaron 1708 casos de SGB en 2015, lo que supone un aumento del 19% comparado con los 1.439 casos de 2016. También en otros países como Venezuela, Colombia, El Salvador y Surinam han comunicado un aumento inesperado de casos de SGB entre diciembre de 2015 y febrero de 2016, y en algunos casos se ha confirmado la infección por el virus Zika. Esto no quiere decir que todos los casos de síndrome de Guillain-Barré actuales de estos países se deban al virus Zika, aunque podría explicar ese exceso de casos.

En todos estos países se están llevando a cabo investigaciones para aclarar la relación entre el virus Zika y el síndrome de Guillain-Barré. Aunque hasta ahora los hallazgos sí son consistentes con una asociación entre la circulación del virus Zika y la aparición de un mayor número de casos de SGB, aún no se han aclarado el mecanismo exacto por el que se produciría éste ni tampoco los factores de riesgo asociados. La Organización Mundial de la Salud considera que entre marzo y abril de 2016 podrá establecer con mayor exactitud la relación entre el SGB y el virus Zika. En cualquier caso, tanto el diagnóstico como el tratamiento del síndrome de Guillain-Barré en estos casos sería el habitual para estos pacientes.

Actualizado: 19 de Enero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Joaquim Gascón

El Dr. Joaquim Gascón, Jefe del Servicio de Salud Internacional del Hospital Clínic, nos habla sobre el virus zika Fotografía: ISGlobal.

Dr. Joaquim Gascón

Experto en enfermedades tropicales, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
“Las embarazadas que residen en España y que no viajan a América Latina no tienen por qué estar preocupadas porque aquí no hay transmisión del virus Zika a través de mosquitos. A las embarazadas que residen en América Latina se les recomienda que sigan los mecanismos de prevención dirigidos a evitar las picaduras de mosquito”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
puede aumentar el riesgo de muerte una mala salud bucodental
'Fuente: 'Universidad de Ciencias Médicas de Teherán''