PUBLICIDAD

Salud al día
Síndrome de Guillain-Barré
El síndrome de Guillain-Barré, recientemente asociado a la infección por el virus Zika, es una parálisis progresiva de aparición aguda, pero que afortunadamente se recupera con el tiempo en la mayoría de los casos.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Diagnóstico del síndrome de Guillain-Barré

El médico sospechará síndrome de Guillain-Barré (SGB) en cualquier paciente que consulte por debilidad muscular de aparición relativamente brusca. Aunque la norma es que sea una debilidad ascendente y de inicio en piernas, también se pensará en un SGB en otros casos más atípicos, ya que hay distintas formas de presentación clínica. Además, el paciente puede comentar que tiene hormigueos y dolor de piernas y espalda. También se suele indagar sobre posibles infecciones recientes como por ejemplo la gripe, una diarrea o si se ha viajado a una zona con circulación de virus Zika. En la exploración física el médico se fijará especialmente en la exploración neurológica, incluyendo la exploración de los reflejos osteotendinosos.

Una prueba complementaria fundamental para el diagnóstico de síndrome de Guillain-Barré es la punción lumbar para el examen del líquido cefalorraquídeo. La punción lumbar se realiza con una aguja fina especial entre dos vértebras lumbares en posición fetal. En condiciones normales el líquido cefalorraquídeo es transparente y limpio y contiene 0-5 células/microlitro, un 60-80% de glucosa con respecto a la que hay en sangre y menos de 45 mg/dl de proteínas. En el síndrome de Guillain-Barré se produce un aumento de las proteínas de hasta 100-1000 mg/dl sin que se acompañe de un aumento de las células (o si ésta se produce, es de forma leve y transitoria).

No es estrictamente necesario para el diagnóstico, pero si hay dudas con éste, se puede realizar un estudio neurofisiológico con un electromiograma o estudios de conducción nerviosa. Además estos estudios pueden orientar el pronóstico de la enfermedad.

Adicionalmente, se podrán hacer estudios analíticos para intentar identificar el desencadenante del SGB, como por ejemplo la serología del VIH o de otros virus si se sospecha su presencia. Si el paciente ha viajado a zona de circulación del virus Zika y ha tenido síntomas compatibles, se solicitará también un estudio de laboratorio para su detección.

El diagnóstico diferencial del síndrome de Guillain-Barré incluye:

  • Otras polineuropatías agudas como el déficit grave de vitamina B1, el envenenamiento por arsénico, el envenenamiento por inhalación de pegamento, distintas vasculitis, la enfermedad de Lyme, algunas porfirias, la sarcoidosis, ciertas enfermedades paraneoplásica o la polineuropatía del enfermo crítico.
  • La polineuropatía inflamatoria crónica desmielinizante que se comporta como una forma crónica del SGB.
  • Enfermedades que afecten a la médula espinal como por ejemplo la mielitis transversa aguda.
  • Enfermedades de la unión neuromuscular como el botulismo, la miastenia gravis o la enfermedad de Eaton-Lambert.
  • Enfermedad musculares como la polimiositis aguda y la miopatía del enfermo crítico.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Salud en cifras

84%
de los pacientes con asma piensa que la enfermedad limita sus actividades cotidianas
'Fuente: 'Estudio ‘Still Fighting for Breath’ (Luchando por Respirar)''

PUBLICIDAD