Síndrome de Klinefelter
Escrito por Marta Talise, licenciada en medicina y análisis clínico
El Síndrome 47-XXY o de Klinefelter es un trastorno cromosómico que afecta el desarrollo sexual masculino, que provoca un aumento del tamaño de las mamas, vello facial y corporal escaso, testículos pequeños e infertilidad.

Pronóstico y tratamiento del síndrome de Klinefelter

Debido a que el síndrome de Klinefelter es un problema cromosómico, no existe un tratamiento para la enfermedad, aunque sí puede tratarse la mayoría de los síntomas.

En general el pronóstico del síndrome de Klinefelter es bueno, siempre y cuando el paciente esté bajo estricta monitorización médica, que permita el tratamiento precoz de cualquier problema que ocurra. Muchos hombres con afectados con este síndrome logran llevar una vida plena activa y normal.

Sin embargo, los pacientes con síndrome de Klinefelter tienen un mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades, tales como: diabetes tipo 1, lupus, hipotiroidismo, cáncer de mama masculino, linfoma no-Hodgkin, obesidad y osteoporosis. Por este motivo el médico puede programar ciertas pruebas diagnósticas como la glucemia, las hormonas tiroideas, ecografías mamarias, etcétera, para detectar a tiempo los problemas mencionados.

A causa de estas enfermedades y sus posibles complicaciones, una persona con síndrome de Klinefelter puede tener mayor riesgo de muerte precoz.

Uso de la testosterona

Lo ideal es que los varones con síndrome de Klinefelter comiencen el tratamiento con testosterona tan pronto como entren en la pubertad, aunque aquellos diagnosticados en la edad adulta también pueden beneficiarse del tratamiento con esta hormona.

Un esquema de aplicación regular de inyecciones de testosterona producirá: aumento de la fuerza y del ​​tamaño muscular, y crecimiento de vello facial y corporal.

Además de estos cambios físicos, las inyecciones de testosterona suelen provocar cambios psicológicos. A medida que comienzan a desarrollar una apariencia más masculina, los varones con síndrome de Klinefelter a menudo aumentan su autoestima. Muchos se vuelven más dinámicos y enérgicos, mejoran el humor y en general el estado de ánimo. Algo muy importante, ya que, como grupo, los niños 47, XXY tienden a sufrir de depresión, principalmente a causa de sus dificultades escolares y problemas de adaptación con otros niños de su misma edad.

Otros beneficios de la testosterona incluyen una menor necesidad de sueño, una mayor capacidad para concentrarse y mejorar las relaciones con los demás.

Tratamiento de problemas endocrinos

En cuanto al resto de problemas típicos asociados a este síndrome, se pueden abordar de la siguiente manera:

  • Control del peso corporal y de la obesidad mediante dietas, ejercicios periódicos.
  • Si presenta altos niveles de colesterol o triglicéridos en sangre puede añadirse algunos fármacos como simvastatina o atorvastatina.
  • Si tiene altos niveles de glucemia o resistencia a la insulina puede usarse fármacos como la metformina o incluso dosis regulares de insulina.
  • Si presenta osteoporosis deberá consumir productos lácteos ricos en calcio y según indicación médica suplementos de calcio más vitamina D (más información sobre nutrición en la osteoporosis).
  • Los problemas de tiroides pueden requerir el uso de hormonas tiroideas de sustitución.
  • Si la ginecomastia (aumento de las mamas) es muy acentuada puede plantearse la posibilidad de una cirugía estética reductora de la mama, como la mamoplastia.
 
Actualizado: 22/05/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Ramón Cantero

Experto en hemorroides

"Con técnicas como la desarterialización hemorroidal transanal no hay alteración de la continencia y no hay posibilidad de infección. Además, el postoperatorio es más llevadero, ya que la cirugía convencional es bastante dolorosa"

 

40% de los nuevos casos de ébola se ha producido en las últimas tres semanas

El 62% de los casos reportados se dan en las zonas más afectadas, especialmente en Liberia y, según la OMS, el número de enfermos podría ser entre dos y cuatro veces mayor de lo que se cree.

Fuente: 'Organización Mundial de la Salud'

 

PUBLICIDAD