PUBLICIDAD

Salud al día
Toxoplasmosis
De origen parasitario, la toxoplasmosis se transmite al hombre por diferentes animales, sobre todo el gato. Infectarse durante el embarazo puede ser muy peligroso para el bebé, por lo que debes conocer qué precauciones tomar para evitarla.
Escrito por Diana Forero Morantes, Bióloga
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Causas de la toxoplasmosis

La causa principal de la toxoplasmosis tiene nombre y apellido, el Toxoplasma gondii, un parásito protozoario intracelular, que tiene un ciclo de vida complejo, ya que puede reproducirse de forma tanto sexual como asexual, involucrando a varios huéspedes.

La reproducción asexual de T. gondii tiene lugar en el interior de las células del huésped, donde se producen varias divisiones que dan lugar a 'tachizoítos' que, al quedar libres, pueden infectar a otras células y formar quistes en los diferentes tejidos del huésped. Estos quistes tienen la capacidad de infectar a otros mamíferos cuando estos los ingieren, y se encuentran preferentemente en los tejidos muscular y nervioso, donde pueden permanecer viables durante largos periodos de tiempo, incluso después de la muerte del huésped.

Por su parte, la reproducción sexual tiene lugar solamente en el huésped final, que es el gato. Las formas sexuales o "merozoitos" se producen en el intestino del gato y, al unirse, forman ooquistes, los cuales se revisten con una capa muy resistente y se propagan a través de las heces del gato. Al pasar a las heces, los ooquistes del gato son infectivos para las aves y otros mamíferos, incluyendo al hombre.

La enfermedad de la toxoplasmosis es adquirida por los gatos al ingerir carne cruda de roedores o aves infectadas, o por vía fecal-oral.

En los huéspedes intermediarios, la infección comienza al consumir ooquistes procedentes de heces de gato, dando lugar al ciclo asexual del parásito. Al ser estos ingeridos con la carne de ciertos animales, se puede producir una infección que en los adultos y los niños suele ser asintomática y leve, mientras que en mujeres embarazadas, puede originar enfermedades fetales o neonatales graves, al igual que puede causar graves consecuencias en personas inmunodeprimidas.

El periodo de incubación de la toxoplasmosis humana se encuentra entre los 10 y los 20 días. El hombre puede infectarse principalmente por el consumo de carnes crudas parasitadas o insuficientemente cocidas, y también a través de vegetales contaminados con excrementos de gato. En los seres humanos, la enfermedad no se transmite de persona a persona, excepto a través del útero en el caso de las mujeres gestantes. También existe la posibilidad de contraer la infección al recibir una transfusión sanguínea de un paciente contaminado, o un órgano que contenga quistes del parásito.

Actualizado: 18 de Julio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD