PUBLICIDAD

Salud al día
Tracoma
El tracoma es una infección crónica ocular que constituye la causa evitable de ceguera más frecuente del mundo. Aunque se está luchando para conseguir erradicarlo, 232 millones de personas están expuestas a sus riesgos.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Causas del tracoma

Causas del tracoma

Los tipos A, B, Ba y C de Chlamydia trachomatis producen el tracoma ocular. Los otros tipos producen infecciones del área genital, aunque también pueden producir conjuntivitis.

El tracoma es la infección ocular causada por la bacteria intracelular Chlamydia trachomatis, refiriéndose también a sus secuelas. Esta bacteria puede producir afectación ocular aguda y crónica. Hay distintos serotipos de Chlamydia trachomatis. Los tipos A, B, Ba y C producen el tracoma ocular. Los otros tipos producen infecciones del área genital, aunque también pueden producir conjuntivitis.

Se estima que a nivel mundial puede haber hasta 250-500 millones de personas en riesgo de afectación por el tracoma ocular, y que entre 2 y 8 millones de personas tienen una grave discapacidad visual por culpa del tracoma, en muchos casos, aproximadamente medio millón, con ceguera irreversible. El tracoma ocular es la causa evitable de ceguera más frecuente del mundo. La enfermedad ocular prácticamente ha desaparecido del mundo desarrollado, pero continúa siendo un problema muy importante en múltiples países de África, aunque también existe en zonas rurales y pobres de Asia, América del Sur y Australia.

La enfermedad se transmite por contacto con las secreciones oculares de los niños pequeños infectados, que constituyen el reservorio de la bacteria. El contacto con las patas de las moscas que se hayan alimentado de las secreciones de los niños con conjuntivitis también puede producir el contagio. Asimismo, los recién nacidos pueden adquirir la infección en el momento del parto si la madre presenta esta bacteria en su zona genital.

Además de las infecciones oculares, ciertos tipos de Chlamydia trachomatis producen infecciones urogenitales en los hombres, como uretritis, prostatitis, epididimitis, proctitis y proctocolitis. En las mujeres se pueden producir cervicitis, uretritis, endometritis y salpingitis, con secuelas graves como infertilidad, esterilidad o embarazos ectópicos. Además, el linfogranuloma venéreo también se produce por ciertos tipos de Chlamydia trachomatis. Esta bacteria puede ser también causa del síndrome de Reiter.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD