PUBLICIDAD

Salud al día
Enfermedad de La Peyronie
La enfermedad de La Peyronie provoca una curvatura del pene que causa dolor y dificulta las relaciones sexuales. Aunque no existe todavía un tratamiento curativo, sí es posible aliviar los síntomas. Te explicamos cómo.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Tratamiento de la enfermedad de La Peyronie

Dado que la enfermedad de La Peyronie o curvatura del pene es poco frecuente, la mayoría de los médicos de Atención Primaria tienen una experiencia muy limitada en su manejo. Por ello, una vez que se haya establecido el diagnóstico, el paciente será derivado al urólogo, que será quien se encargue de coordinar el tratamiento.

El tratamiento de la enfermedad de La Peyronie puede ser médico o quirúrgico:

Tratamiento médico

El tratamiento médico está indicado en las fases iniciales de la enfermedad, ya que una vez que la placa fibrosa se ha estabilizado, el paciente no obtiene beneficio alguno con él. Los estudios sugieren iniciar el tratamiento médico en pacientes con enfermedad de La Peyronie de menos de un año de evolución, y en aquellos que no presentan una deformidad del pene tan severa como para causar una alteración de la función sexual. El tratamiento médico se puede administrar de dos formas:

1

Tratamiento vía oral: se han utilizado numerosas sustancias por vía oral para el tratamiento de la enfermedad de La Peyronie en sus etapas iniciales:

  • Pentoxifilina: es el fármaco de elección por vía oral y se utiliza en aquellos pacientes con una curvatura del pene desde moderada a severa (más de 30 grados). En algunos estudios incluso se ha visto que la administración de este fármaco durante varios meses puede llegar a disminuir el tamaño de la placa calcificada.
  • Vitamina E: debido a su falta de eficacia en monoterapia (es decir, administrada de forma aislada, sin otras sustancias) no es una opción recomendada para el tratamiento de la enfermedad de La Peyronie. Sin embargo, su bajo coste y la ausencia de efectos secundarios han hecho que sea muy usada históricamente, pues se cree que esta sustancia es capaz de evitar el depósito de colágeno en la túnica albugínea lesionada.
  • Paraaminobenzoato potásico (POTABA): parece ser que la administración de esta sustancia disminuye ligeramente la curvatura del pene y reduce el tamaño de la placa fibrosa, pero no está muy claro que sea capaz de prevenir la progresión de la enfermedad. Actualmente, no existen evidencias suficientes sobre su eficacia. Presenta un elevado coste económico, y mala tolerancia debido a los efectos secundarios gastrointestinales que produce.
  • Colchicina: inhibe la síntesis de colágeno, evitándose así la fibrosis de las estructuras del pene. Parece ser que esta sustancia es más efectiva si se administra de forma conjunta con la vitamina E. Dado que tiene muchos efectos secundarios y su eficacia no está del todo demostrada, no es muy utilizada para tratar la enfermedad de La Peyronie.
  • Tamoxifeno: aunque se ha usado en algunas ocasiones, la eficacia de esta sustancia no ha sido demostrada como tratamiento de la enfermedad de La Peyronie.
2

Tratamiento intralesional: este tipo de tratamiento parece ser seguro y bien tolerado por los pacientes.

  • Verapamilo: la administración de este fármaco produce una disminución de la curvatura del pene, del tamaño de la placa fibrosa y del dolor.
  • Interferon alfa 2B: existe de momento poca experiencia en cuanto a su uso para el tratamiento de la enfermedad de La Peyronie.
  • Colagenasa: la administración intralesional de esta sustancia disminuye la curvatura del pene, aunque en algunos casos se ha visto que puede producir efectos adversos considerables.

Tratamiento quirúrgico

Se reserva para los pacientes en los que la deformidad del pene compromete la función sexual (impide la penetración vaginal o produce mucho dolor al paciente o a su pareja), o para aquellos en los que los síntomas persisten más de un año a pesar del tratamiento médico.

Si el paciente conserva la función eréctil se realizan intervenciones quirúrgicas de tipo reconstructivo (plastias y plicaturas de la albugínea, cirugía correctora de la placa de fibrosis…), mientras que si el paciente ya no la conserva se pueden plantear otras opciones más agresivas como la prótesis de pene. Es fundamental, antes de realizar una intervención quirúrgica en un paciente afectado de enfermedad de La Peyronie, comprobar dos aspectos: que la enfermedad se ha estabilizado y no se encuentra en evolución y, por otro lado, diferenciar si el paciente conserva o no la función eréctil del pene.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Miguel Vacas

Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Miguel Vacas

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD