PUBLICIDAD

Salud al día
Trombosis venosa
En ocasiones la sangre se coagula durante la circulación formando un trombo que impide la circulación sanguínea, y es entonces cuando se produce la trombosis venosa, un problema que se puede prevenir.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
Revisado por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Causas de la trombosis venosa

Hay varias causas por las que el equilibrio sanguíneo se puede descompensar y producirse la coagulación dentro de las venas y la trombosis venosa. Las más importantes son:

Estasis venoso

O, lo que es lo mismo, estancamiento de la sangre en las venas de la pierna. Esto sucede con frecuencia cuando aparecen varices venosas en las piernas (dilataciones de las venas superficiales y mal funcionamiento de las válvulas venosas). También es frecuente, aún sin varices, en personas que no realizan ejercicio físico habitualmente y durante períodos largos de inmovilización (como ocurre en el síndrome de la clase turista).

Traumatismo

La rotura de huesos o ligamentos de las extremidades inferiores hace que la movilidad de las mismas esté muy limitada. Por ello es frecuente que tras una cirugía, o simplemente al colocar una escayola en la pierna, se comience un tratamiento anticoagulante. El traumatismo y cirugía que más predispone a sufrir una trombosis venosa es la de la cadera (muy frecuente en ancianos).

Cáncer

Algunos tipos de cáncer por sí mismos son capaces de aumentar la cantidad de sustancias procoagulantes en sangre, haciendo así frecuente la trombosis venosa en las piernas. A veces, el cáncer no es el responsable directo de esto, sino que se debe a los tratamientos oncológicos para combatirlo.

Infección

En una infección local las bacterias son capaces de activar las sustancias procoagulantes de la sangre, formando poco a poco trombos que terminan por interrumpir el flujo sanguíneo y perpetuar la infección. Estos casos se dan con más frecuencia en los brazos, al contrario que el resto de causas, ya que se asocia a infecciones provocadas por vías e inyecciones hospitalarias.

Deshidratación

La pérdida de agua corporal provoca que la sangre sea más densa de lo habitual, dificultando el flujo continuo en vasos pequeños y favoreciendo la coagulación.

Hipercoagulabilidad congénita

Se refiere a las personas que por herencia genética tienen una sangre más fácil de coagular de lo habitual. Las alteraciones congénitas más frecuentes son el déficit del factor V de Leiden y la presencia de anticuerpos anticardiolipina (en relación con el lupus). Estas personas necesitan someterse a tratamientos que impidan la coagulación excesiva de la sangre.

Tabaco

El hábito tabáquico es una causa muy extendida de trombosis venosa en nuestra sociedad. Los tóxicos inhalados en los pulmones al fumar pasan a la sangre y son capaces de activar la coagulación en las venas de las piernas.

Fármacos

Algunos medicamentos tienen cierta tendencia a facilitar la coagulación de la sangre. Algunos ejemplos son los diuréticos (porque pueden aumentar la pérdida de agua corporal) y también los anticonceptivos orales. Sin embargo, no hay que preocuparse de estos riesgos ya que los medicamentos recetados por su médico tienen una garantía de seguridad y beneficios que superan los riesgos con creces.

Insuficiencia cardíaca

Este mal funcionamiento del corazón hace que la sangre venosa no sea fácilmente recogida por éste y se estanque en diferentes órganos corporales (pulmones, hígado y piernas).

Embarazo

La mujer embarazada tiene de por sí un estado de hipercoagulabilidad natural que se desarrolla a lo largo del embarazo, con el objetivo de parar la hemorragia previsible durante el parto. Además de eso, el crecimiento del feto provoca una compresión de las venas de la pelvis haciendo que de ahí para abajo sea más difícil que la sangre venosa suba.

Obesidad

Lo habitual es que la obesidad se asocie a mayor sedentarismo y, por tanto, a estasis venoso. Además de eso, la obesidad supone una alteración endocrinológica que activa muchas sustancias inflamatorias y procoagulantes en la sangre, favoreciendo así la trombosis.

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD