PUBLICIDAD

Salud al día
Sarampión
El sarampión es una de las erupciones cutáneas clásicas que se presentan en la infancia, acompañada de fiebre elevada, tos, conjuntivitis y rinitis. La vacuna atenuada ha reducido considerablemente su incidencia.
Escrito por Diana Forero Morantes, Bióloga
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Síntomas del sarampión

Manchas de Koplik

Las manchas de Koplik son uno de los síntomas característicos del sarampión. (Fotografía cortesía del Dr. Pablo Ribas).

Clínicamente se pueden distinguir tres periodos del sarampión en función a sus síntomas: periodo de incubación, invasivo y exantemático.

El primero (periodo de incubación) tiene una duración de 10 a 14 días y es el comprendido entre el momento de la infección y la aparición de fiebre.

El segundo periodo (invasivo) tiene como principal síntoma identificativo de sarampión la presencia de fiebre elevada durante aproximadamente tres a cinco días. Acompañando a la fiebre hay malestar, rinitis, laringitis y conjuntivitis. Al mismo tiempo aparecen las manchas de Koplik (presentes en el 70-90% de los casos), de color blanquecino sobre base eritematosa (similares a unas salpicaduras de sal), localizadas al nivel del segundo molar, y que desaparecen al segundo día del exantema.

Por último, el periodo exantemático se inicia hacia los 14 días del contagio, con la aparición de un exantema maculopapuloso de color rojo violáceo, muy numeroso, que primero se inicia en la cabeza, detrás de las orejas y, posteriormente, se va extendiendo al resto del cuerpo. No suele afectar ni a las palmas de las manos ni a las plantas de los pies, hecho que puede distinguirlo de otros procesos exantemáticos. El exantema dura cuatro-cinco días y comienza a desaparecer en el mismo sentido que surgió, dejando una leve descamación. Es a partir de este 5º día con el comienzo de la desaparición del exantema cuando la contagiosidad decae. En el caso de pacientes con alteraciones de su sistema inmunitario, este período de contagio puede prolongarse hasta varias semanas.

Complicaciones del sarampión

Pueden existir variaciones en la expresión clínica de esta infección, como formas no exantemáticas o sin fiebre, algunos exaltemos con ampollas, o con síntomas muy acusados a nivel abdominal, etcétera.

En caso de producirse la infección en un adulto, su presentación del sarampión suele ser más grave, con complicaciones del tipo neumonía, hepatitis y otitis. En las embarazadas también puede presentarse con complicaciones respiratorias tipo neumonía y puede conllevar la pérdida del bebé o un parto prematuro.

En casos muy raros, con una incidencia en torno a cuatro casos sobre un millón, puede producirse al cabo de los años y por reactivación de un virus latente o como efecto diferido de una vacunación, la panencefalitis esclerosante subaguda, causando alteraciones neurológicas y psiquiátricas muy complejas, y con una alta mortalidad

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

84%
de los pacientes con asma piensa que la enfermedad limita sus actividades cotidianas
'Fuente: 'Estudio ‘Still Fighting for Breath’ (Luchando por Respirar)''

PUBLICIDAD