PUBLICIDAD

Tercera edad
Cuidar la piel a partir de los 60 años
A partir de los 60 años el proceso de envejecimiento deja su huella sobre la piel en forma de arrugas y flacidez, pero si la cuidas a diario se mantendrá sana y con buen aspecto a pesar del paso del tiempo.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Nutre tu piel a partir de los 60 años: alimentos antiaging

Que somos lo que comemos es algo de lo que ya nadie duda. Los alimentos son fuente de numerosas propiedades beneficiosas para nuestro organismo y, por supuesto, también lo son para nuestra piel. Por ello, el cuidado de ésta pasa por una alimentación sana y equilibrada en la que puedes incluir algunos de los alimentos que te detallamos a continuación, que se consideran antiaging y buenos amigos de la piel.

  •  

    Frutos rojos: moras, fresas, arándanos, frambuesas… Todos los miembros de esta familia son ricos en antioxidantes y vitamina C. Los primeros minimizan los daños de los radicales libres que atacan las moléculas y las membranas celulares, acortando su vida y acelerando de esta forma el proceso de envejecimiento de nuestra piel; y la vitamina C, además de antioxidante, es un excelente cicatrizante natural y facilita la síntesis del colágeno.

  •  

    Chocolate negro: Ahora sí que tienes una razón contundente para comer chocolate, y es que el cacao es uno de los protectores naturales más efectivos contra los rayos UV debido a su elevada concentración de flavonoides antioxidantes.

  •  

    Frutas y verduras de color amarillo, naranja, rojo y verde: Los especialistas coinciden en que para proteger la piel nuestra dieta tiene que ser a todo color. Si ya hemos hablado de los frutos rojos y del chocolate negro, las siguientes en la lista de la compra tienen que ser las frutas y verduras de colores amarillos, naranjas, rojizos y verdes como son, entre otros, la zanahoria, el melocotón, el mango, el albaricoque, la papaya, el melón, el tomate, el kiwi, las espinacas, los espárragos o el brócoli. La razón es que todas ellas son ricas en beta-carotenos que potencian la producción de la melanina, que son las células que protegen la piel del sol y que harán que ésta luzca en verano un bonito bronceado.

  •  

    Aguacate: entre sus numerosísimas propiedades, su alto contenido en vitaminas D y E y en minerales tales como el magnesio, hierro y calcio hacen de esta fruta uno de los aliados infalibles de nuestra piel. Prueba de ello es que no sólo se recomienda su ingesta, sino que está presente también en la composición de numerosos productos cosméticos.

  •  

    Vitaminas del grupo B: todas ellas influyen de forma directa en los procesos de renovación celular, en concreto, el ácido fólico (B9), la riboflavina (B2), la niacina (B3), el ácido pantoténico (B5), y la piridoxina (B6). Cada una de ellas tiene una función específica: el ácido fólico está relacionado con la renovación celular, la niacina participa en la síntesis de la queratina, la riboflavina actúa, entre otras, contra la seborrea, y la piridoxina está vinculada al metabolismo del cinc, un mineral que está presente en nuestra epidermis para protegerla de la oxidación, participar en la síntesis del colágeno, o facilitar la síntesis de la vitamina E. Por regla general, este grupo vitamínico aparece en alimentos de origen vegetal como son las frutas frescas, las verduras, los frutos secos, las legumbres, o la levadura de cerveza, y en alimentos de origen animal como el pescado, los huevos, el marisco o los lácteos.

  •  

    Avena: los cereales son unos excelentes aliados de nuestro organismo, ya que son de los pocos alimentos que contienen todos los aminoácidos esenciales, pero en lo que a la piel se refiere la avena es el cereal rey. Ayuda a que la piel se mantenga hidratada y es el más efectivo a la hora de resolver las alergias cutáneas.

  •  

    Uvas: el resveratrol es uno de los antioxidantes más potentes que existen en la naturaleza; además de esto, las uvas retrasan la aparición de los signos del envejecimiento porque protegen el colágeno y la elastina de la piel.

  •  

    Algas: los oligoelementos, minerales y vitaminas presentes en las algas benefician a nuestra piel protegiéndola de los agentes externos y previniendo las infecciones. Al igual que el aguacate, son muchos los cosméticos elaborados a partir de ellas.

  •  

    Ácidos grasos omega-3: evitan la deshidratación y son agentes antiinflamatorios. Están presentes en los pescados azules (atún, caballa, salmón o sardinas) y en las nueces, la soja, o el germen de trigo.

Actualizado: 29 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
más síntomas de fragilidad tienen los mayores de 65 años que son fumadores
'Fuente: 'University College de Londres (Reino Unido)’'

PUBLICIDAD