PUBLICIDAD

Tercera edad
Piernas hinchadas: remedios y soluciones
La retención de líquidos y una mala circulación sanguínea, entre otras causas, hacen que muchas personas mayores tengan los pies, los tobillos o las piernas hinchadas, pero si adoptas estos hábitos evitarás o reducirás la hinchazón.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Terapias alternativas para reducir la hinchazón de piernas en los mayores

La aplicación de ciertos tratamientos no farmacológicos es especialmente recomendables para personas de la tercera edad que no pueden realizar ejercicio, o están tomando medicamentos que les impiden recurrir a los remedios naturales para reducir la hinchazón en las piernas.

Tras el visto bueno del médico, se puede recurrir al trabajo de un fisioterapeuta para recibir una terapia que mejore la circulación, favorezca la expulsión de líquidos, y ayude al sistema linfático a funcionar mejor. Algunas de las técnicas alternativas a las que los adultos mayores suelen recurrir para aliviar las piernas hinchadas, y que debe aplicar un profesional cualificado, son:

  • Drenaje linfático: se trata de un masaje que se aplica sobre el sistema linfático con el objetivo de favorecer la expulsión del exceso de líquidos y mejorar la circulación. Con esta técnica se estimula la acción de los ganglios linfáticos.
  • Presoterapia: para aplicarla es necesario utilizar unas botas hinchables. Con las piernas dentro, se infla la cámara de las botas para ejercer presión desde los pies hasta los muslos. La presión se ajusta según las necesidades de la persona.
  • Masaje manual circulatorio: en este caso el principal objetivo es favorecer el retorno sanguíneo en las piernas para mejorar la circulación.
  • Masaje con hielo: para aplicarlo, el fisioterapeuta utiliza cubitos de hielo envueltos en tela para evitar el contacto directo con la piel. En este caso se consigue una agradable sensación de descanso y ligereza en las piernas.
  • Baños de contraste: se necesita tener dos recipientes para conseguir el contraste de temperatura. En uno de ellos el agua debe estar a una temperatura de entre 38 y 44 ºC, y el otro entre 10 y 20 ºC. Primero se deben introducir las piernas en el agua caliente como máximo 10 minutos, a continuación pasar al recipiente con el agua fría durante un minuto, para terminar en el agua caliente unos cuatro minutos. Este circuito puede prolongarse durante 30 minutos y, dependiendo del objetivo, las inmersiones duran más o menos.

Otra ayuda a la que se puede recurrir cuando tenemos las piernas hinchadas es el uso de medias bielásticas diseñadas para reducir los efectos de la insuficiencia sanguínea y prevenir la aparición de varices. Están diseñadas de tal forma que ejercen una compresión que ayuda a activar la circulación. Las podemos encontrar cortas, largas, y enteras hasta la cintura; así como con diferentes niveles de compresión. Aunque tienen fama entre las personas mayores por ser difíciles de poner debido a la dureza del tejido, hoy en día las encontramos con diseños más cómodos que nos permiten utilizarlas a diario, tal y como se recomienda.

Actualizado: 16 de Enero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Marina García

Periodista, experta en salud y tercera edad
Marina García

PUBLICIDAD

Salud en cifras

70%
de los mayores de 50 años reconoce no tener un peso saludable
'Fuente: 'Informe “Cigna 360 Wellbeing Survey”''

PUBLICIDAD