PUBLICIDAD

Tercera edad
Telegeriatría
El empleo de las nuevas tecnologías en el ámbito de la salud permite a los adultos mayores recibir atención médica sin salir de su domicilio gracias a la telegeriatría, que es la telemedicina destinada a la tercera edad.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Beneficios de la telemedicina para los adultos mayores

Los beneficios de la telemedicina son aplicables a toda la población, pero son las personas mayores –a las que va dirigida la telegeriatría–, y especialmente las que se encuentran en situación de dependencia, las que padecen una enfermedad crónica, o aquellas que viven alejadas del centro sanitario, las que más partido obtienen de esta tecnología porque:

  • Evita que tengan que desplazarse al centro sanitario para una simple revisión.
  • Reduce su grado de dependencia, porque gracias a servicios como la teleasistencia pueden reclamar ayuda cuando lo necesiten.
  • Disponen de atención médica 24 horas al día.
  • Ofrece la posibilidad de saber si el tratamiento está resultando efectivo, e incluso variarlo si el médico lo ve necesario, sin tener que aguardar listas de espera.
  • Proporciona seguridad al paciente porque sabe que está controlado, y reduce el estrés que supone desplazarse al centro sanitario y esperar.
  • Puede consultar dudas desde casa, lo que evita errores en la toma de medicamentos y la falta de adherencia al tratamiento.
  • Permite que se puedan realizar cirugías que hace unos años no se podían llevar a cabo en personas mayores por su complejidad, duración y riesgo.

Pero la telemedicina no solo es una gran ayuda para los pacientes, también lo es para el sistema sanitario en general porque:

  • Ofrece la posibilidad de realizar diagnósticos precisos a través de una imagen recibida (algo implantado en dermatología y podología).
  • Reduce las listas de espera.
  • Reduce las atenciones en los servicios de urgencias y las hospitalizaciones; así como las falsas alarmas, porque si el paciente está monitorizado se puede saber realmente si está teniendo un problema de salud, o es un simple susto.
  • Favorece la eficacia de los tratamientos gracias al seguimiento exhaustivo que se realiza al paciente.
  • Reduce el uso de los recursos sanitarios y, por tanto, costes.
  • Reduce el tiempo de detección de un problema clínico del paciente o de un dispositivo que lleve instalado (como puede ser un marcapasos), así como la resolución del mismo, con mayor precocidad que mediante un seguimiento rutinario.
  • Permite realizar cirugías con mayor precisión, y menos duración y riesgo para el paciente, utilizando menos recursos.

Actualizado: 28 de Abril de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD