PUBLICIDAD

Tercera edad
Comidas a domicilio para los mayores
Problemas de movilidad, de autonomía, de salud…, o ganas de disfrutar de un menú saludable sin perder tiempo en la cocina, son algunas de las razones que han impulsado el servicio de comida a domicilio para mayores.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Beneficios de los menús a domicilio para mayores

Que te traigan la comida a domicilio tiene muchos beneficios, tanto para las personas mayores que sufren limitaciones, como para quienes no las tienen. Una mayor comodidad es el más destacado, pero hay muchos otros:

Comodidad

Este servicio hace que los mayores dejen de pensar qué comer el día siguiente porque sólo hay que calentar el menú que la compañía ha traído. También se pueden olvidar de tener que ir al supermercado para gran parte de la compra. Así, todo este tiempo se puede utilizar para actividades de ocio o de descanso, mucho más agradables y saludables que el trabajo que comporta preparar la comida.

Menos accidentes

No tener que cocinar minimiza el riesgo de sufrir accidentes en el hogar que pueden resultar dañinos para las personas mayores. Golpes, cortes con el cuchillo, quemaduras, resbalones cuando se cae algo de líquido o grasa, dejarse el gas o el agua abierto… son algunos de los peligros que acechan en casa a la hora de preparar la comida.

Autonomía

“Ganar autonomía personal y la de su entorno más próximo” es, para José Ramón, de Etxejan, servicio a domicilio de comida para personas mayores y dependientes de Vizcaya, uno de los principales beneficios. Y es que las personas con algunas limitaciones para preparar la comida pueden evitar tener que acudir a centros de día o a residencias geriátricas. Para la familia muchas veces es un alivio porque no han de estar preocupados por ir a hacer la comida a sus seres queridos.

Dietista personalizado

Una de las ventajas más destacadas es disponer de un dietista que elabora los menús, adaptándolos a las necesidades personales y médicas de cada usuario. Así, se establecen unos hábitos alimentarios saludables con una dieta correcta, tanto en cantidad como en calidad.

Control

Hay una ventaja fundamental para aquellas personas que viven solas y que no reciben habitualmente la visita de nadie en su casa. Los repartidores de comida acceden al domicilio y pueden hacer un análisis de las condiciones de vida de la persona mayor, incluso un seguimiento de ellas. De esta manera, aprovechan para estar en contacto con los Servicios Sociales y pueden informarles de cualquier circunstancia que pueda ser de su interés.

Buen precio

A priori, el precio de los servicios de comida a domicilio parece un inconveniente para las exiguas pensiones de muchos jubilados. Sin embargo, las subvenciones que conceden muchos organismos públicos hacen que las tarifas sean muy económicas e, incluso, gratuitas. Además, hay que tener en cuenta cuánto cuesta cocinar en casa: el desplazamiento para comprar los productos, el agua para lavarlos y cocinarlos, el gas o la electricidad para los guisos… Después de hacer este cálculo, se verá la diferencia real con el precio del servicio –más el gasto del microondas–. Si los menús a domicilio resultan menos económicos, hay que detenerse a pensar si esa diferencia se compensa con la comodidad, el control de un nutricionista, o el tiempo que se gana para actividades de ocio.

Actualizado: 29 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD