PUBLICIDAD

Tercera edad
Movilización y transferencia de mayores dependientes
Si eres cuidador necesitas adquirir las habilidades que te permitan realizar la movilización y transferencia de la persona mayor dependiente a la que cuidas de la forma más adecuada, a fin de evitar lesiones.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Cómo evitar las escaras con la movilización

Movilizar a una persona mayor encamada es fundamental para evitar problemas de salud graves como pueden ser úlceras de presión o escaras. Se denomina así a toda lesión de la piel que se produce en cualquier parte del cuerpo al sufrir una presión prolongada sobre un plano duro. Esta presión no tiene por qué ser intensa, y es independiente de la posición en la que permanezca el encamado. La zona de piel afectada por una escara puede empeorar si no es tratada adecuadamente, e incluso provocar problemas en el tejido que se encuentra bajo ella, como es la grasa, el músculo, e incluso el hueso.

Las escaras son uno de los problemas más comunes entre los encamados, y se deben evitar en la medida de lo posible por el gran impacto que generan en la salud y calidad de vida de la persona encamada.

Estas úlceras por presión pueden aparecer en cualquier zona del cuerpo, depende de la postura que suela adquirir el dependiente y del estado de su piel. Sin embargo, las zonas en las que aparecen con más frecuencia son los glúteos, la nuca, los codos, y la columna vertebral cuando se mantiene boca arriba (decúbito supino); mientras que si está boca abajo (decúbito prono), las zonas más dañadas son los dedos de los pies, las rodillas, la zona genital de los hombres y el pecho en las mujeres, así como los hombros y las mejillas. Quienes se mantienen de lado (decúbito lateral) presentan daños en los tobillos, las rodillas, las caderas, las costillas, los hombros, y las orejas.

Las úlceras de presión se pueden evitar, o al menos retrasar su aparición, con los cambios posturales, y con la movilización que, en el caso de quienes puedan, se debe fomentar la actividad, aunque sea mínima, y realizar movilizaciones pasivas de las articulaciones aprovechando los cambios posturales. Además, de debe examinar la piel a diario y mantenerla limpia y seca.

Ayudas y dispositivos para realizar la movilización

Especialmente para los cuidadores que no pueden disponer de la ayuda de otra persona, ni de la colaboración de la persona encamada, pueden utilizar diferentes ayudas que les facilitarán su tarea:

  • Estera de deslizamiento: para facilitar el cambio de postura.
  • Tabla de transferencia: para levantar al encamado que no se puede mover.
  • Tabla de deslizamiento: facilita la transferencia de la persona de una superficie a otra.
  • Disco de transferencia: es una ayuda para proceder al giro de la persona.
  • Escala de cuerdas: en este caso es una ayuda para cuando la persona encamada está sola en casa. Con la escala se puede incorporar sin ayuda.
  • Grúa: se utiliza cuando resulta muy complicado levantar y trasladar a la persona.
  • Somieres articuladores: para facilitar los cambios de postura en la cama.

Para evitar las úlceras de presión se recomienda utilizar superficies especiales de apoyo para el manejo de la presión (colchones, colchonetas o cojines), así como apósitos protectores, almohadas, cojines, vendajes almohadillados, etcétera, sobre aquellas zonas que soportan mayor presión. Lo que no se recomiendan son los flotadores. 

Actualizado: 17 de Junio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD