PUBLICIDAD

Tercera edad
Movilización y transferencia de mayores dependientes
Si eres cuidador necesitas adquirir las habilidades que te permitan realizar la movilización y transferencia de la persona mayor dependiente a la que cuidas de la forma más adecuada, a fin de evitar lesiones.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Cómo facilitar los movimientos de la persona mayor en el baño

El baño es la habitación donde el cuidador informal puede tener más problemas para manejar a la persona mayor dependiente por el poco espacio del que suele disponer, por las tareas que debe realizar en esta estancia, y por encontrarse en ocasiones sobre superficies resbaladizas. Para que las maniobras del cuidador y los movimientos del adulto mayor en el baño resulten más sencillos y se eviten caídas, es conveniente adaptar algunos de sus elementos:

  • Suelo antideslizante: hay de diferentes tipos; los más cómodos de poner son las láminas antideslizantes de pvc, porque se puede ajustar a la medida deseada y colocarlo sobre el suelo antiguo. También podemos optar por los suelos cerámicos o de gres porcelánico, que gracias a su rugosidad ofrecen un buen agarre de la suela y son fáciles de limpiar.
  • Bañera: en los casos en los que a la persona dependiente le resulte difícil meterse en la bañera, e incluso puede ser peligro por presentar riesgo de caída, se puede comprar una tabla de baño, pero la opción más aconsejable es sustituir la bañera por un plato de ducha prefabricado o de obra. Independientemente de la alternativa elegida, es conveniente mantener toda la superficie que ocupaba la bañera para tener suficiente espacio de maniobra, y que se pueda fijar un asiento a la pared, o colocar una silla de ducha, para que tanto el cuidador como la persona dependiente se encuentren cómodos y seguros.
  • Inodoro: unas alzas ayudan a la persona con movilidad reducida a levantarse, y le permitirán estar más cómodo cuando esté sentado. Si se va a reformar el baño al completo, es momento de poner una taza sin pie, o un inodoro que incluya las funciones de lavado y secado.
  • Barras de apoyo: se colocan como punto de apoyo en la ducha, el inodoro y el lavabo; resultan de gran ayuda y son fáciles de encontrar, por lo que no deben faltar en ningún baño que utilice una persona con problemas de movilidad.

Actualizado: 8 de Septiembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD