PUBLICIDAD

Tercera edad
Mayores rurales
Envejecer rodeados de naturaleza, lejos del ruido, la contaminación, el estrés… puede parecer el paraíso. Pero los mayores que viven en un entorno rural también afrontan adversidades que pueden lastrar su salud.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Ideas para mejorar la calidad de vida del mayor en un entorno rural

Aunque los servicios de ayuda a domicilio que se describen en el apartado anterior son de gran ayuda para envejecer con buena calidad de vida en un pueblo, los profesionales sanitarios defienden que es necesario que se implanten otra serie de ayudas más dirigidas a fomentar la autonomía e independencia del anciano en este entorno. Es por ello que se está trabajando en la creación de servicios de proximidad para la atención de las personas mayores, como los presentados en un informe realizado por la psicóloga gerontóloga Teresa Martínez y la trabajadora social Beatriz Díaz, en el que, además de defender la atención integral de esta población rural, recogen una serie de servicios para favorecer el día a día de los mayores fuera de su domicilio. Algunos de ellos son:

  • La formación sobre nuevas tecnologías y mejores servicios de comunicación, ya que es fundamental para que los mayores no se sientan aislados, y puedan solicitar ayuda cuando la necesiten lo antes posible.
  • La valoración de la accesibilidad del hogar, y en el caso de que sea inadecuada mejorarla.
  • Atención a necesidades básicas, como son la alimentación y la higiene, tanto de día como de noche.
  • Préstamo de ayudas técnicas como andadores, sillas de ruedas o herramientas de uso sencillo y seguro adaptadas a la zona rural.
  • Un mejor servicio de transporte tanto público, como específico para las personas que presenten problemas de movilidades.

Con estos servicios se mejoraría la calidad de vida de los mayores que viven en los pueblos, y es que hay que tener en cuenta que los mayores urbanos y rurales no presentan las mismas necesidades. En este sentido, los centros sociales o residencias que se abren en los pueblos deben tener unas características distintas a los de las ciudades, ya que los hábitos de vida, las costumbres y el entorno en el que viven los mayores rurales dista mucho del propio de las ciudades.

Actualizado: 29 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD