PUBLICIDAD

Tercera edad
Bailes de salón para la tercera edad
Los bailes de salón son una buena opción para realizar ejercicio en la tercera edad. Una práctica con muchas variantes que conseguirán que los mayores pasen un buen rato mientras mejoran su salud.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista

Beneficios de los bailes de salón

Una pareja mayor sonríe mientras baila

Además de ayudarte a mantener una buena condición física, bailar mejora el estado de ánimo y previene el estrés y la depresión.

Los bailes de salón tienen numerosas ventajas para la salud física y mental de aquellos que los practican, además de mejorar considerablemente las condiciones de vida de los adultos mayores y ayudarles a socializarse. Los principales beneficios de practicar este tipo de ejercicio en la tercera edad son:

  • Consigue una mejor condición física de las personas mayores, fortaleciendo numerosos músculos, especialmente los localizados en las piernas, brazos y caderas. También se evitan los molestos dolores de espalda.
  • Incrementa la resistencia y la flexibilidad gracias a los movimientos del baile que necesitan que los músculos se estiren, y como consecuencia, se reducen los dolores en las articulaciones.
  • Los expertos recomiendan este tipo de ejercicio para evitar los problemas derivados del sedentarismo, como la obesidad, la hipertensión, la diabetes, la osteoporosis y el sobrepeso, ya que al bailar se queman calorías y al realizar los pasos se mueven las articulaciones. Dependiendo de la danza elegida se quemarán, por ejemplo, entre 250 y 400 calorías por hora bailando salsa o unas 175 calorías practicando los boleros.
  • El corazón se fortalece con el baile, ya que se activa la circulación y aumenta la frecuencia cardiaca. Con ello, se consigue reducir los riesgos de enfermedades del corazón y evita la hipercolesterolemia.
  • Los bailes de salón también ayudan a relajarse y a superar el estrés, la ansiedad y la depresión, en muchos casos como consecuencia de la soledad.
  • Bailar mejora el estado de ánimo, ya que se segregan endorfinas, las hormonas causantes de la felicidad, que harán que la persona quiera seguir practicando este ejercicio.
  • Mejora el equilibrio y la coordinación, ya que es necesario una buena postura para poder bailar, dar vueltas, mantener el peso en un solo pie y compenetrarse con la pareja en los movimientos, con lo que ayuda a evitar las peligrosas caídas que, al debilitarse el tono muscular y los sentidos con el paso de la edad, pueden causar graves daños.
  • Hace que se desarrolle la creatividad, necesaria para poder bailar y combinar los pasos.
  • Ayuda en la socialización y en la superación de la timidez de las personas mayores, pues deben buscar una pareja para poder bailar. Es una buena opción para conocer gente, entablar amistades y dejar atrás la soledad.
  • Gracias a la danza las personas mayores desarrolla sus capacidades corporales, lo que provoca una mejora en la autoestima y una mayor confianza en uno mismo.
  • El baile ayuda al desarrollo de la memoria y la atención, y por tanto, prevenir la aparición de la demencia, según un estudio publicado en New England Journal of Medicine. La memoria es necesaria para poder recordar la técnica de los pasos, pero también es beneficiosa para los pacientes de alzhéimer, que consiguen recordar hechos cuando bailan canciones de su juventud, según dicho estudio.

Contraindicaciones del baile para mayores

Antes de realizar cualquier baile de salón, es recomendable que los mayores acudan al médico para que éste pueda valorar su condición física y si es aconsejable o no para su salud que realice esta actividad. Con esta visita se consigue evitar posibles problemas de salud asociados, especialmente si se tiene problemas cardiacos, marcapasos o cualquier impedimento que pueda interferir en la práctica del baile.

También es importante elegir el ejercicio más adecuado, tanto a la edad como a las características físicas, porque, aunque el baile tiene numerosos beneficios, también puede agravar otras patologías anteriores o causar lesiones si no se hace con cuidado, el médico podrá valorar si existe algún tipo de riesgo para la salud. En todo caso, no está de más calentar un poco los músculos antes de lanzarse a la pista.

Actualizado: 30 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD