PUBLICIDAD

Tercera edad
Bailes de salón para la tercera edad
Los bailes de salón son una buena opción para realizar ejercicio en la tercera edad. Una práctica con muchas variantes que conseguirán que los mayores pasen un buen rato mientras mejoran su salud.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista

Consejos para mayores para iniciarse en los bailes de salón

Un grupo de mayores ensaya junto a su monitora pasos de bailes de salón

No hace falta ser un experto bailarín para apuntarse a clases de bailes de salón; los profesionales que imparten esta actividad te ayudarán a sentirte cómodo.

Después de haber consultado con el médico, y si éste da su aprobación, lo siguiente es buscar en tu zona algún centro en el que se impartan clases de baile de salón, como centros de día de la tercera edad, gimnasios, polideportivos municipales, o incluso grupos organizados que acuden a centros de baile profesionales.

Para acudir a las clases lo mejor es llevar ropa adecuada, unos zapatos cómodos y prendas holgadas, los movimientos serán más fáciles y se evitarán posibles torceduras de tobillo y caídas.

A la hora de iniciarse en el baile, es recomendable comenzar con un ritmo creciente para evitar posibles lesiones, para en posteriores sesiones ir poco a poco aumentando la flexibilidad y la resistencia, pudiendo entonces incrementar el esfuerzo físico, aunque siempre con moderación y adaptando el ritmo e intensidad a tus capacidades físicas.

Aunque la persona crea que no está hecha para el baile, no debe dejar esta opción a un lado, los profesionales que imparten este tipo de clases hacen que los mayores se sientan cómodos y les ayudan a bailar y a llevar el ritmo. Todo es cuestión de encontrar el tipo de baile más adecuado para ti.

No hace falta ser un experto bailarín para apuntarse a estas clases, basta con evitar la vergüenza, centrar la mente en aprender, pasar un buen rato y aprovechar las ventajas que este tipo de ejercicio tiene para la salud.

Por último, no hay que olvidar estar bien hidratado, especialmente cuando se realizan esfuerzos físicos, para ello se puede llevar una botella de agua e ir bebiendo en los descansos. También es recomendable realizar, antes y después de las clases de baile, estiramientos musculares para evitar posibles agujetas y lesiones. Ya solo queda darle al play, elegir pareja de baile y disfrutar del ritmo. Concédele este baile a tu salud.

Actualizado: 5 de Abril de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD