PUBLICIDAD

Tercera edad
Mayores a la playa: saca partido a tus vacaciones
La playa y el mar aportan beneficios a todo el mundo, pero especialmente a las personas mayores. Toma nota de cómo sacarle el máximo provecho a tus vacaciones sin descuidar tu salud o disfrutando de los nietos.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Ejercicios que las personas mayores pueden hacer en la playa

Para completar o variar los paseos en la orilla del mar o las sesiones de natación que acabamos de proponerte, puedes realizar los siguientes ejercicios enfocados a la tercera edad. Son siete ideas sencillas que te permitirán mantenerte activo durante vacaciones en la playa, y divertirte al tiempo que cuidas de tu salud:

  • Métete en el mar hasta que el agua te llegue a la cintura y anda hacia delante y hacia atrás dando cinco pasos durante cinco minutos, descansa y vuelve a repetir la secuencia.
  • Ponte de rodillas, con las piernas separadas para ayudarte a mantenerte en equilibrio, en una zona que el agua te cubra los hombros. Con los brazos doblados por los codos, levántalos desde la cintura hasta la altura de los hombro. Repite el movimiento 10 veces, descansa, y vuelve a repetir la secuencia. Haz este mismo ejercicio pero con los  brazos delante de tu cuerpo.
  • En la misma posición que la anterior, pero con los brazos estirados, dibuja con tus manos círculos pequeños a los lados de tu cuerpo. Poco a poco ves haciendo los círculos más grandes. Después haz el mismo movimiento pero con los brazos delante de tu cuerpo.
  • En la orilla, o con el agua hasta la rodilla, levanta la pierna doblada por la rodilla manteniendo las manos en la cintura. Si tienes capacidad suficiente, mantén la pierna elevada unos segundos y luego bájala hasta tocar la arena. Alterna las piernas.
  • En el mismo lugar que has hecho el ejercicio anterior, levanta la pierna totalmente flexionada hacia un lado hasta donde puedas. Intenta mantener el tobillo también estirado y los dedos mirando al frente. Alterna las piernas.
  • Ahora adéntrate un poco más en el mar hasta que el agua te llegue a la cadera. Con las piernas separadas a la altura de los hombros, siempre que puedas, agáchate hasta que el agua te llegue al pecho y levántate. Si te resulta cómodo, mantén los brazos estirados al frente.
  • En el mismo lugar que el ejercicio anterior, con los brazos extendidos pegados al cuerpo, dobla el tronco hacia un lado consiguiendo tocar con la mano el lateral de la rodilla. Repite de forma alterna con el otro brazo.

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD