PUBLICIDAD

Tercera edad
Compañeros de piso intergeneracionales
Jóvenes y mayores compartiendo piso sin que entre ellos exista un vínculo o relación de parentesco. 'Homeshare' es una iniciativa cada vez más frecuente por los beneficios que reporta a ambas generaciones.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Homeshare o convivir con una persona mayor

Una mujer mayor junto a una joven con la que comparte su vivienda

El 'homeshare' consiste en que una persona ofrece su casa a cambio de una ayuda que se acuerda entre ambas partes previamente.

Consecuencia de la crisis o no, el caso es que cada vez más jóvenes optan por vivir con personas de mayor edad. Sin duda el hecho de que las condiciones económicas sean buenas influye en esta decisión, ya que los alquileres que se ofertan son bajos y, en ocasiones, hasta gratuitos. A cambio los jóvenes aportan algo que, para los adultos mayores con los que conviven, no tiene precio: compañía.

No se sabe con certeza el origen de esta tendencia –denominada en inglés homeshare, compartir casa– aunque todo apunta a que surgió para solucionar dos necesidades sociales más que evidentes; por un lado, facilitar el acceso a una vivienda a estudiantes y jóvenes que no pueden afrontar los gastos de un alquiler en solitario y, por otro, que las personas mayores puedan seguir viviendo en sus domicilios –algo que, a partir de cierta edad, puede resultar complicado para ellos debido a la reducción de sus capacidades físicas o a un estado de salud precario– y que, además de compartir los gastos, tengan alguien a su lado que los ayude.

En muy poco tiempo este movimiento de compañeros de piso intergeneracionales se ha convertido en algo habitual en numerosos países como Australia, Francia, Canadá, Alemania o España, hasta el punto de que se celebran incluso eventos internacionales sobre esta cuestión como el World Homeshare Congress.

Cómo funciona el homeshare

La fórmula del intercambio es muy sencilla: una persona, por lo general un mayor, ofrece a un joven convivir en su casa a cambio de cierto tipo de ayuda que se acuerda entre ambas partes previamente. Lo habitual es que esta ayuda esté asociada a compartir las labores domésticas y los gastos mensuales propios de cualquier vivienda como los suministros (luz, agua, calefacción, etcétera) y la alimentación.

Respecto al tema económico, las personas que ofrecen su casa lo hacen a cambio de una cantidad que suele ser bastante baja, y hay que destacar que en algunos de los intercambios la persona que ofrece el alojamiento lo hace de forma gratuita.

Como ya hemos comentado, hay un intangible vinculado con esta convivencia que no puede valorarse económicamente y es el hecho de que los jóvenes evitan con su compañía la soledad que en muchas ocasiones está asociada a la vejez y que tantos problemas emocionales y psicológicos puede desencadenar en nuestros mayores.

Actualizado: 10 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dra. Victoria Martínez Morón

Responsable de la Unidad de Láser Vulvovaginal y Suelo Pélvico del Instituto Palacios.

Dra. Victoria Martínez Morón

Experta en rejuvenecimiento vaginal de la Unidad de Láser Vulvovaginal y Suelo Pélvico del Instituto Palacios
“El rejuvenecimiento vaginal mejora la hidratación, la elasticidad y la textura de los tejidos vulvovaginales, lo que se traduce en una mejoría de la sequedad vaginal, disminución de picor e irritación, y aumento de lubricación vaginal y disminución de molestias durante el coito”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

25%
de las personas que viven en una residencia de ancianos está infectada con una bacteria resistente a antibióticos
'Fuente: 'American Journal of Infection Control’'