PUBLICIDAD

Tercera edad
Banca online en la tercera edad
A los mayores la banca online les genera dudas, pero es sencilla, cómoda y rápida, solo hay que asegurarse de navegar en una página segura. Te damos consejos para iniciarte en esta herramienta y sacarle partido.
Escrito por Pilar Álvarez, Periodista experta en consumo y economía doméstica

Consejos para mayores para perder el miedo a la banca por Internet

Una de las razones por la que los mayores no se atreven a utilizar un banco por Internet es el miedo a perder su dinero, a ser estafados o a que un tercero utilice sus datos personales para fines no deseados. Por ello, al realizar nuestras operaciones bancarias online hay que prestar especial atención a la seguridad. Siempre debemos cerciorarnos de encontrarnos en una página segura. ¿Y cómo saber que lo es? Hay varias pistas que nos lo indican: el más evidente es que verás en la pantalla el icono de un candado o una llave sin romper abajo, en tu barra de estado de la ventana del navegador. Además, cuando entramos en una conexión segura, en la barra de direcciones apreciarás cómo cambia la url desde http://… a https://…, incorporando una ‘s’ tras la ‘p’.

Una vez que tenemos claro que estamos dentro de una página segura no hay que bajar la guardia, siguiendo estas sencillas indicaciones podremos navegar con la misma tranquilidad que si estuviéramos operando en nuestra oficina bancaria tradicional:

  • La importancia del antivirus: antes de realizar operaciones bancarias en el ordenador es importante asegurarnos de tener instalado y activado en nuestro equipo informático un anti-virus, un firewall y un software anti-spyware. Además, debemos actualizar cada cierto tiempo los últimos requerimientos de seguridad de nuestro sistema operativo para evitar problemas. Si desconoces estos términos o cómo hacerlo puede ser una buena oportunidad para compartir algo de tiempo con tu nieto o tu hijo y que te eche una mano.

  • Tener claves seguras: las claves de acceso que nos da el banco podemos cambiarlas por otras que nos resulten más sencillas de recordar. Pero ¡ojo! no conviene que los números correspondan a fechas de nacimiento, números de teléfono o a tu DNI, por ejemplo, pues son fáciles de adivinar. Además, no debemos dejar las claves de acceso a la vista de cualquiera o al lado del ordenador o portátil, y nunca deberíamos decírselas a terceros ni utilizarlas en equipos públicos o sobre los que no tengamos la certeza de que sean seguros. Un último consejo que no debemos olvidar: no es seguro utilizar la misma contraseña para la banca online que la que usamos en otros sitios o webs que requieren un menor nivel de seguridad.

  • Cerrar siempre la sesión: cuando estemos en nuestra cuenta de banca virtual, no debemos irnos y dejar el ordenador hasta que hayamos terminado de operar. Y, para salir de la página del banco nunca debemos cerrar la ventana del navegador sin más, sino que hay que salir de la aplicación cerrando antes la sesión (hay un botón que lo indica) y posteriormente cerrar la ventana.

  • Ser precavido con llamadas y correos: no debemos confiar nunca en correos o llamadas telefónicas que nos pidan introducir o comprobar datos privados de nuestras cuentas bancarias. Además, nunca está de más consultar de vez en cuando la web de nuestra entidad, donde suele haber consejos y recomendaciones de seguridad.

Actualizado: 7 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Pilar Álvarez

Periodista experta en consumo y economía doméstica
Pilar Álvarez

PUBLICIDAD

Salud en cifras

70%
de los mayores de 50 años reconoce no tener un peso saludable
'Fuente: 'Informe “Cigna 360 Wellbeing Survey”''

PUBLICIDAD