PUBLICIDAD

Noticias Tercera edad

Aconsejan la vacuna contra herpes zóster en los mayores

La Sociedad Española de Medicina Preventiva recomienda la vacuna contra el herpes zóster a los mayores de 60 años, para evitar las complicaciones que ocasiona esta infección a las personas de edad avanzada.
Un sanitario vacuna a una mujer mayor

La incidencia del herpes zóster es de 10-11 por cada 1.000 personas mayores de 60 años.

16 de Junio de 2015

La vacuna contra el herpes zóster ha sido recomendada para los mayores de 60 años por la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), tal y como ya habían hecho las autoridades sanitarias de Inglaterra, Francia y Estados Unidos.

El herpes zóster y las complicaciones que conlleva –y que afectan especialmente a los pacientes de la tercera edad– constituyen un importante problema de salud pública

Actualmente la incidencia del herpes zóster a nivel mundial es de 4 por cada 1.000 personas al año, una cifra que se eleva a 10-11 por 1.000 cuando se trata de personas mayores de 60 años. De hecho, se estima que más de la mitad de los pacientes con esta enfermedad superan esta edad, y que el 50% de los que lleguen a los 85 años sin haberla padecido la desarrollarán posteriormente.

Por ello, los expertos reunidos en el XVIII Congreso Nacional y VIII Internacional del SEMPSPH han advertido de que el herpes zóster y las complicaciones que conlleva esta infección –y que afectan especialmente a los pacientes de la tercera edad– constituyen un importante problema de salud pública, y recomiendan la vacunación en una sola dosis subcutánea a partir de los 60 años.

La administración de esta vacuna no tiene como objetivo evitar una infección, sino disminuir la probabilidad de que se reactive una infección ocurrida con anterioridad y cuyo agente ha permanecido en el organismo. En España prácticamente el total de la población se ha infectado con el virus antes de los 40 años, por lo que la protección de la vacuna beneficiará a todos los adultos, ya que hasta los cuatro años tras su administración reduce la incidencia de herpes zóster en un 53%, la neuralgia postherpética en un 66%, y la carga de la enfermedad en los mayores de 60 inmunocompetentes en un 61%.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD