PUBLICIDAD

Tercera edad
Marcapasos: necesidades y cuidados
Conseguir que los latidos del corazón sigan el ritmo adecuado es el objetivo de la implantación de un marcapasos. Tomando algunas precauciones, el paciente podrá recuperar una vida prácticamente normal.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

¿Qué se puede hacer llevando un marcapasos?

Ejercicio con marcapasos

Llevar un marcapasos no es excusa para no hacer deporte, hay actividades tranquilas para disfrutar al aire libre.

Las personas portadoras de un marcapasos pueden hacer una vida prácticamente normal aunque, lógicamente, deben ser conscientes de que llevan consigo un aparato que hay que cuidar para mantener y asegurar su buen funcionamiento.

En el contexto de esa vida normal siempre debe estar incluido un programa de ejercicio físico. Por lo tanto, llevar un marcapasos no es excusa para permanecer tirado en el sofá, puesto que se pueden hacer tanto ejercicios aeróbicos -como caminar, nadar o montar en bici-, como otros más tranquilos como pueden ser el yoga o el método Pilates, aunque es mejor evitar deportes de contacto, o aquellos en los que se pueda producir un golpe accidental en el pecho (por ejemplo, un balonazo jugando al fútbol). Hacer deporte al aire libre también es posible, así como bañarse en la piscina o en la playa.

Las tareas cotidianas de limpieza o mantenimiento de la casa o el jardín también son aptas para las personas portadoras de un marcapasos, así como utilizar pequeños electrodomésticos (microondas, radio, televisión, maquinilla eléctrica, batidora, mandos a distancia…) para, por ejemplo, cocinar o divertirse. La única precaución que se debe tener es que estos aparatos funcionen correctamente para que no alteren el control eléctrico del corazón; así, en caso de que estos electrodomésticos empiecen a fallar, hay que llevarlos inmediatamente al servicio técnico.

Hacer la compra en supermercados o ir de tiendas está también permitido aunque, en este caso, el paciente no se debe parar o apoyar en los dispositivos de seguridad que se colocan en las puertas o las cajas.

Igualmente, los aparatos de rayos X, los ecógrafos, o los escáneres, no alteran el funcionamiento de los marcapasos, aunque no está de más comentarle al médico o al personal sanitario que nos vaya a realizar las pruebas médicas pertinentes que somos portadores de uno.

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

L. García

Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio
L. García

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
más síntomas de fragilidad tienen los mayores de 65 años que son fumadores
'Fuente: 'University College de Londres (Reino Unido)’'

PUBLICIDAD