PUBLICIDAD

Salud al día
Úlceras
La úlcera es el resultado de un desequilibrio entre los factores agresivos y defensivos de la mucosa gastroduodenal, y la bacteria ‘Helicobacter pylori’ es la causa más frecuente de este trastorno. Conoce cómo se trata.
Escrito por Silvia Chacón Alves, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares

Complicaciones de una úlcera

La aparición de una úlcera puede conllevar alguno de los siguientes problemas o complicaciones:

Hemorragia digestiva

Es la complicación más frecuente de la úlcera, apareciendo en el 20% de los pacientes con la enfermedad, normalmente en los pacientes de más de 50 años. Además, esta complicación constituye la causa más frecuente de hemorragia digestiva alta en la población. El sangrado suele ser indoloro y se diagnostica por endoscopia, que sirve, además, para esclerosar (endurecer un órgano o tejido) la úlcera sangrante y detener por lo tanto la hemorragia.

Perforación

La perforación aguda de la úlcera a la cavidad peritoneal ocurre en el 6-10% de los casos. Se perforan con más frecuencia las úlceras duodenales que las gástricas, y la clínica suele consistir en un dolor intenso súbito que se extiende a todo el abdomen debido a la salida del contenido ácido intestinal hacia la cavidad peritoneal, lo que produce su irritación (peritonitis química). La pared abdominal se contrae y endurece produciendo el llamado “abdomen en tabla”. Al hacer una radiografía se observará aire libre en la cavidad peritoneal (neumoperitoneo). El tratamiento es quirúrgico.

Penetración

La penetración de la úlcera consiste en su perforación hacia un órgano vecino, de forma que penetra en él. Lo más frecuente es que una úlcera duodenal penetre en el páncreas, aunque también se pueden penetrar otros órganos. Se suele manifestar como un cambio en los síntomas habituales de la úlcera y con escasa respuesta a los tratamientos. El tratamiento de esta complicación es quirúrgico.

Obstrucción (estenosis pilórica)

Se trata de la obstrucción de la salida del orificio gástrico hacia el resto del intestino (píloro) debido a la úlcera. Aparece en el 2% de las úlceras y se manifiesta con vómitos, saciedad precoz, pérdida de peso, aumento del dolor abdominal después de comer, etc. El diagnóstico definitivo lo dará la endoscopia, y el tratamiento será quirúrgico.

Actualizado: 14 de Diciembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

25%
de la población tiene una variante genética que aumenta el riesgo de sufrir depresión
'Fuente: 'The Journal of Clinical Psychiatry''

PUBLICIDAD