PUBLICIDAD

Noticias Bebés y niños

Desarrollan un yogur contra la infección por rotavirus

Un nuevo yogur, que están desarrollando investigadores del Instituto de Productos Lácteos de Asturias (IPLA), y que contiene anticuerpos de llama, puede ayudar a combatir la infección por rotavirus.
Desarrollan un yogur contra la infección por rotavirus

Bebé tomándose un rico yogur.

05 de Septiembre de 2013

Un nuevo yogur, que están desarrollando investigadores del Instituto de Productos Lácteos de Asturias (IPLA), y al que se le han añadido anticuerpos de llama, podría contribuir a combatir la infección por rotavirus, que afecta al 95% de los niños menores de cinco años, y que se considera la primera causa de gastroenteritis aguda (GEA) en menores de cuatro años.

Los investigadores del Grupo de Microbiología Molecular del IPLA, en colaboración con el Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), comenzaron un estudio con el objetivo de modificar genéticamente lactobacilos –“capaces de colonizar las mucosas de los mamíferos” – para que pudieran actuar como agentes inmunizadores.

Los anticuerpos de llama, con una gran resistencia a la acidez y a los enzimas gástricos, y una mayor solubilidad que los de los seres humanos, fueron los elegidos para el experimento. Los científicos aislaron el gen que codifica el anticuerpo frente a rotavirus y lo incluyeron en bacterias lácticas probióticas.

Las bacterias modificadas genéticamente que actúan contra el rotavirus, se pueden tomar como los fermentos lácteos del yogur, y su producción sería sencilla y económica

Estas bacterias lácticas capaces de producir el anticuerpo específico de llama, al ingerirse, se unen al rotavirus en el tracto gastrointestinal. Como explica Miguel Ángel Álvarez, coordinador del equipo español, los virus son atrapados por estas bacterias de mayor tamaño y no pueden unirse a sus receptores en la mucosa intestinal, por lo que se evita la infección, y son eliminados junto a las heces.

Por otra parte, las bacterias modificadas genéticamente también mueren al ser expulsadas del organismo, por lo que no se producen efectos nocivos indeseados en el medio ambiente.

Los autores del estudio van ahora a iniciar ensayos clínicos del tratamiento con estas bacterias, que se podrían tomar como los fermentos lácteos del yogur, por lo que su producción resultaría sencilla y de bajo coste, según afirman.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''