PUBLICIDAD

Regurgitaciones y vómitos del bebé
Las regurgitaciones y vómitos son muy frecuentes en los recién nacidos. Te enseñamos cómo distinguirlos, sus causas, cómo actuar cuándo suceden y cuándo debemos preocuparnos.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Reflujo gastroesofágico en bebés

Actualizado: 01 de Agosto de 2017

Cuando el bebé regurgita en exceso puede alterarse la mucosa esofágica, debido a la acción continuada del pH ácido del estómago. En este caso el reflujo habrá dado lugar a una esofagitis por reflujo gastroesofágico, que tendrá otras manifestaciones clínicas:

  • Alteración de la curva de peso del bebé (disminución del percentil).
  • Llanto que no calma de ninguna forma, irritabilidad, movimientos espasmódicos del cuello (síndrome de Sandifer).
  • El sangrado de los pequeños vasos que irrigan el esófago puede producir: vómitos con sangre (hematemesis), sangre en heces (dando lugar a deposiciones muy oscuras por sangre digerida) y en los casos más avanzados, anemia ferropénica.
  • Si además hay pequeñas aspiraciones del contenido gástrico a la vía aérea, que se encuentran estrechamente comunicadas, el bebé puede tener episodios de apnea (interrupción de la respiración), tos persistente y bronquitis de repetición.

El diagnóstico de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés se realiza con técnicas más avanzadas, como endoscopia, estudios radiológicos específicos y medición del pH en el esófago (pHmetría esofágica).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD