PUBLICIDAD

Bebés y niños
Displasia de cadera en bebés
La displasia de cadera es una malformación congénita que afecta a la articulación que une la cabeza del fémur con el hueso de la pelvis del bebé. Un diagnóstico y tratamiento precoz evita problemas como una posible cojera.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Síntomas de la displasia de cadera en bebés

En los bebés recién nacidos los signos de displasia de cadera son muy sutiles, y pueden pasar desapercibidos para los padres. Sin embargo, la exploración de las caderas forma parte de la rutina habitual de exploración clínica que los pediatras realizan a los recién nacidos.

Algunos de los síntomas más característicos de la displasia de cadera en los bebés son:

  • Detección de un click o sonido hueco durante la maniobra de exploración de las caderas, como se explica más adelante.
  • Dificultad para mover una pierna respecto a la otra.
  • Asimetría de miembros inferiores, notando una pierna más corta que otra.
  • Asimetría en los pliegues que se observan normalmente en la ingle de una pierna respecto a la otra.
  • Cojera al caminar: este sería un signo tardío, ya que lo habitual es que se detecte en los primeros meses de vida del bebé, antes de que comience a caminar.
  • Escoliosis: de forma tardía, la cojera y asimetría de los miembros darían lugar a una curvatura anormal de la columna vertebral (escoliosis) para intentar compensar el reparto desigual de peso entre ambas piernas.

La valoración de las caderas se realiza antes de salir del hospital y durante las revisiones rutinarias de los controles de salud del niño, por lo que la displasia de cadera se suele detectar precozmente.

Actualizado: 20 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD