Bronquiolitis aguda
La bronquiolitis aguda es una inflamación de los bronquiolos, de origen infeccioso, que produce dificultad respiratoria con sibilancias en niños menores de dos años de edad. Descubre sus síntomas y cómo tratarla.

Síntomas y diagnóstico de la bronquiolitis aguda

Actualizado: 20 de enero de 2020

Los síntomas de la bronquiolitis aguda los identificamos por que, al principio, el niño con este problema presenta los síntomas típicos de un catarro, con mocos y tos seca. Más tarde, aparecerá dificultad respiratoria, irritabilidad y pérdida del apetito.

En la exploración el niño está taquipneico (respira muy rápido para intentar coger más oxígeno) con signos de aleteo nasal y, ocasionalmente, cianosis (coloración azulada por la falta de oxígeno). En la auscultación, se observa espiración alargada, sibilancias espiratorias (silbidos al expulsar el aire), crepitantes inspiratorios y espiratorios (ruidos al tomar y expulsar el aire, respectivamente) e hipoventilación (ventila poco).

Normalmente también presenta fiebre, pero no siempre es así.

Diagnóstico de la bronquiolitis aguda en niños

Los síntomas clínicos típicos, como los ruidos en el pecho y el incremento de la frecuencia respiratoria son muy característicos de la bronquiolitis, y el diagnóstico se establecerá, especialmente, mediante la exploración física del paciente.

  • Aspirado nasofaríngeo para virus. Con esta prueba se determina el virus responsable de la infección.
  • La radiografía de tórax se suele emplear para descartar otras patologías, como neumonía u otras complicaciones.
  • Diagnóstico diferencial: es importante asegurarse de que la afección que padece el bebé es bronquiolitis porque se puede confundir con otras patologías como:
    • Neumonía por Chlamydia: aparece entre el primer y el cuarto mes de edad, asociado a conjuntivitis y con un cuadro respiratorio subagudo.
    • Otros: insuficiencia cardíaca congestiva, cuerpo extraño en la tráquea, tos ferina, intoxicación por fósforo orgánico, fibrosis quística y bronconeumonías bacterianas.

Creado: 23 de enero de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD