PUBLICIDAD

Bebés y niños
Manchas de nacimiento
Las manchas de nacimiento son frecuentes en los recién nacidos. No obstante, se debe consultar al dermatólogo siempre que sean motivo de preocupación para que el experto determine su origen y su posible tratamiento.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Tipos de manchas de nacimiento

Conocer el origen de las manchas de nacimiento es importante para determinar su pronóstico y, si fuera necesario, su tratamiento. Las podemos dividir en dos grandes grupos según su origen: vasculares o pigmentadas.

Manchas de nacimiento vasculares

Se deben a un aumento del número de vasos sanguíneos o a que estos son exageradamente anchos. Así, llega más sangre de la que debería a una zona concreta de la piel y, por transparencia, se puede ver en la superficie manchas de aspecto rosado o rojizo. Algunas de las manchas vasculares del recién nacido son:

  • Manchas rosadas

    Mánchas rosadas

    Son marcas de color salmón o rosa muy ténue. Pueden pasar desapercibidas en un primer momento porque su color es muy claro. Se localizan con frecuente en la nuca (lo que se conocen vulgarmente como 'picotazo de la cigüeña') o en los párpados y alrededores (en ese caso sería el 'beso del ángel'). Pueden desaparecer a los pocos años de edad, pero a veces permanecen toda la vida. No suelen ser un motivo de preocupación.

  • Hemangiomas

    Hemangiomas

    Son manchas de nacimiento rojizas y algo abultadas, con aspecto de fresa. A veces tienen un color más violeta o incluso mantienen un color de la piel normal y sólo destaca el abultamiento. Se produce por un aumento del número de vasos sanguíneos, que después del nacimiento siguen multiplicándose durante dos o nueve meses. Por eso es normal que la marca crezca considerablemente y después pare, entonces puede desaparecer a lo largo de los años del todo o parcialmente. La mayoría aparecen en el cuello o en el tronco, y sólo deben preocupar cuando alteran el desarrollo del bebé o se forman heridas sobre las marcas.

  • Mancha en 'vino de Oporto'

    Mancha en 'vino de Oporto'

    Es una mancha de color rojo intenso, que recuerda al vino, y plana que aparece sobre todo en la cara. Puede ocupar un área bastante extensa, incluso una mitad entera de la cara. Se produce porque los vasos sanguíneos de la zona son más anchos de lo que deberían. Suelen ser un motivo de preocupación porque no desaparece con la edad y a veces no son muy estéticos. Además, con los años pueden aparecer rugosidades en la superficie, que llegan hasta deformar zonas de la cara. Pero lo más importante es que en el recién nacido se relaciona con síndromes que afectan a otros órganos, como los síndromes de Sturge-Weber y el de Klippel-Trenaunay-Weber.

Manchas de nacimiento pigmentadas

Se deben a un aumento del número de melanocitos en una zona concreta de la piel. Así, acumula más melanina de la que suele haber y, por transparencia, se puede ver en la superficie manchas de color marrón, negro, gris o azul, dependiendo de la profundidad a la que se encuentren los melanocitos. Algunas de las manchas pigmentadas del recién nacido son:

  • Mancha mongólica

    Mancha mongólica

    Son manchas gris azuladas que ocupan la zona más baja de la espalda la mayoría de las veces, aunque también se pueden encontrar por el resto de la espalda, cabeza o cualquier zona. En este caso el acúmulo de melanocitos es profundo y bastante disperso, por eso son manchas amplias y sin bordes exactos. Aparece con más frecuencia en bebés asiáticos o latinoamericanos, y desaparece con el paso de los años. No debe ser un motivo de preocupación.

  • Manchas “café con leche”

    Manchas “café con leche”

    Estas marcas aparecen en el 10% de los bebés al nacer. Tienen un color claro, con límites muy bien marcados y el tamaño es variable, pero casi siempre tienen una forma ovalada. Se localizan en cualquier lugar de la piel y suelen ser únicas, a veces se las conoce como 'antojos de nacimiento'. Cuando son múltiples se pueden relacionar con enfermedades como la neurofibromatosis.

  • Lunares o nevos

    Lunares o nevos

    Se produce un aumento de melanocitos localizado que pueden provocar manchas pequeñas o muy amplias, lo que se conoce como nevos gigantes. Suelen ser algo rugosas al tacto, con una superficie similar al empedrado de las calles. Su color es marrón, pero cuando son muy amplios pueden tener varios tonos más claros u oscuros, hasta ser negros. También es frecuente que tengan mayor número de pelos de lo normal. Aparece en el 1% de los bebés de raza blanca y pueden estar en cualquier lugar de la piel. Deben vigilarse como cualquier otro lunar, pero si están situados sobre la columna vertebral hay que descartar malformaciones locales tipo espina bífida.

Actualizado: 12 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD