PUBLICIDAD

Bebés y niños
La etapa del por qué
A partir de los tres años los niños preguntan constantemente sobre todo lo que les rodea. Es la etapa del por qué, una fase clave para su evolución que gracias a estos consejos podréis afrontar con éxito y… ¡mucha paciencia!
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

Cuándo empieza la etapa del por qué en los niños y cómo responderles

Niño realizando preguntas

Las rabietas parecen ya cosa del pasado, la fase del no empieza a remitir y… empieza otra nueva en la que vuestro hijo querrá conocer todas las respuestas a un millón de variopintas preguntas. Es la etapa del por qué, importante para su evolución y definitiva para vuestra paciencia, pero que con algunas claves podremos sobrellevar con éxito.

Aproximadamente sucede entre los tres y los cuatros años, cuando los niños ya son capaces de expresarse de manera más fluida y con frases más largas, y empiezan a preguntar por todo lo que les rodea, desde lo más abstracto a lo muy concreto: ¿por qué el agua moja? ¿Por qué se muere la gente? ¿Por qué ese señor está gordo?… Todo les suscita una gran curiosidad y, por lo general, una pregunta suele llevar a otra.

Pero, ¿por qué hacen tantas preguntas? Antes de volvernos locos actualizando nuestros conocimientos, debemos comprender que nuestro pequeño está atravesando la fase conocida como la 'etapa de los por qué': está empezando a descubrir el fascinante mundo exterior y a interactuar con él, y es lógico y saludable que quiera conocer cuál es el origen de cada cosa que va conociendo y que no siempre entiende.

Cada niño, además, es un mundo, y mientras algunos preguntan mucho sobre las cosas que les apasionan o llaman mucho la atención: coches, animales, instrumentos, dinosaurios…, otros son más proclives a experimentar que a cuestionar, aunque haya algunos temas, como la sexualidad y la muerte, que son universales y tarde o temprano acaban apareciendo.

Padre e hijo hablando
Puedes aprovechar sus preguntas para desarrollar su capacidad de raciocinio.

Todos estos porqués permiten no sólo que el pequeño adquiera nuevos conocimientos, sino que desarrolle su capacidad de razonar y su espíritu crítico. A medida que crece, irá completando las preguntas con el cómo, el cuándo, dónde, etcétera. Así que no conviene agobiarse, sino más bien estar listo para afrontar esta etapa por momentos tierna, por momentos cómica, y por momentos absolutamente desquiciante.

Cómo responder a las interminables preguntas de tu hijo

Si el niño se levanta y se acuesta preguntando cosas…, no te desesperes; una vez que hemos comprendido que es normal que nuestro hijo pregunte tanto, llega la segunda parte, contestarle. Pero, ¿tenemos que responderle siempre? ¿Hay que explicárselo todo? ¡Menos mal que hoy en día contamos con San Google para estos casos!

Lo cierto es que debemos procurar contestarle siempre y decirle la verdad; eso sí, no hace falta explayarse mucho, ni recurrir a explicaciones demasiado alambicadas que jamás podrá entender. Mejor darle respuestas cortas y adaptadas a su edad, aunque estén incompletas, ya que a él, en principio, le resultarán suficientes.

Mamá e hijo hablando
Mejor no te pongas poético y dale respuestas realistas a sus preguntas.

Si por ejemplo nuestro hijo nos pregunta por qué llueve, es mejor decirle: “porque las nubes liberan agua”, que contarle que las “nubes están llorando”, o lanzarse a explicarle todo el ciclo pluvial. Si realmente le interesa mucho la cuestión, continuará preguntando, pero deja que sea él el que lo haga, e intenta seguir su razonamiento, desarrollándolo: si te interroga sobre de dónde sacan el agua, pregúntale tú de dónde cree que lo hacen, e inicia un pequeño diálogo, que puedes transformar incluso en un cuento o historia.

También es muy posible que haya preguntas que no sepáis contestar, y no hay de qué avergonzarse. Vuestro hijo está probando, de paso, vuestra supuesta infalibilidad; en este caso, y si disponéis de un poco de tiempo, podéis intentar buscar juntos la respuesta en un libro ilustrado, una enciclopedia para niños, en Internet, o preguntándole a otra persona (los abuelos suelen ser grandes aliados para estas cuestiones).

Hoy día existen multitud de recursos adaptados a los más pequeños que, de paso, descubrirán que los adultos también aprenden cosas nuevas cada día. Si en ese momento no podéis, buscad la respuesta por vuestra cuenta y dádsela más tarde.

Actualizado: 23 de Julio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD