PUBLICIDAD

Bebés y niños
Cómo evitar accidentes infantiles en casa
Más de la mitad de los accidentes que sufren los niños menores de cinco años ocurren en el hogar. No subestimes la fuerza y la maña de tu hijo y convierte tu casa en una fortaleza 'a prueba de bebés' para evitar lesiones.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

Una casa a prueba de bebés

Una vez que los bebés caminan, más o menos alrededor del año, las habitaciones más peligrosas son, por este orden: cocina, cuarto de baño, sala de estar y dormitorios. Mucho cuidado si la casa tiene escaleras, lo mejor entonces es colocar barreras para que no puedan acceder a ellas de ninguna manera. Los andadores están desaconsejados, justamente por el peligro que entrañan si el niño se cae.

En función de la altura de las ventanas de casa, también os podéis pensar si instalar rejas que se puedan abrir por un adulto en caso de incendio, y aumentar la altura de la barandilla de balcones y terrazas. Y, por supuesto, jamás dejar un mueble –incluido sofá, cama, etcétera– cerca de una ventana al que puedan encaramarse y abrirla, sobre todo si vivís en un piso alto.

Veamos qué cosas debéis tener en cuenta en cada habitación para evitar potenciales peligros:

  • Cocina: cuanto menos entren en ella, mejor. Pero como esto es imposible, por lo menos debemos recordar no dejarlos nunca solos, sobre todo si tenemos enchufado en ese momento algún electrodoméstico o algo en el fuego; si estamos cocinando, que se pongan cuanto más lejos mejor –jamás tenerlo en brazos, por supuesto– y, al salir, debemos acordarnos de cerrar la puerta.
  • Cuarto de baño: grifos que se abren, geles que hacen espuma, botes por doquier… el cuarto de baño es un imán para los niños, así que es otra habitación que conviene revisar a fondo. Debéis procurar mantener el suelo siempre seco para evitar caídas, tener un cuidado extremo con no dejar ningún pequeño aparato –secador, maquina de afeitar, estufa– enchufado, y colocar cosméticos, productos de higiene y medicamentos a buen recaudo. En cuanto a la bañera, siempre homologada, y si ya usa la grande, no llenarla mucho y, una vez más, no quitarle ojo.
  • Salón: aunque no es la habitación más peligrosa, conviene hacer un repaso de todo lo que tenemos en ella: mesas demasiado bajas, cajones fácilmente accesibles, lámparas a su alcance, objetos decorativos frágiles, esquinas de muebles peligrosas, radiadores… y actuar en consecuencia con sentido común.
  • Habitación infantil: lo más recomendable es que esté lo más cerca posible de vuestra habitación, con buena luz y pocos muebles. Además, aseguraos de que éstos sean estables, estén homologados y cumplan estrictamente todas las normas de seguridad estipuladas por la Unión Europea, al igual que los juguetes y peluches.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD