PUBLICIDAD

Bebés y niños
Técnicas de alimentación compatibles con la lactancia materna
En ocasiones puedes necesitar suplementar o abandonar la lactancia materna momentáneamente. Te descubrimos los métodos que interfieren lo mínimo posible con el amamantamiento para evitar posteriores problemas de succión.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Técnicas compatibles con la lactancia mediante un vaso

Mediante diferentes tipos de vasos y recipientes también se pueden lograr formas de alimentar a nuestro hijo que permitan la combinación con la lactancia al pecho o la vuelta exclusiva a este tipo de alimentación. La clave, de nuevo, es que sea el pequeño el que lama o chupe la leche por sí mismo. Pero hay que tener en cuenta que para practicar algunas de estas técnicas de lactancia con vaso se necesita aprender a hacerlo sin prisa y con paciencia, porque conllevan sus dificultades.

Vaso

La técnica consiste en colocar un vaso normal (de plástico preferiblemente) pero no muy grande (con una capacidad de entre 30 y 60 mililitros de líquido) con la leche en la parte superior del labio del bebé (y no en la comisura inferior como en el caso de los adultos) e ir dejando que él lama el líquido, muy poco a poco. Nunca hay que verter la leche en la boca del pequeño, pues se podría atragantar. Además, el bebé ha de estar situado en posición vertical y apoyado en el regazo de la persona que lo está alimentando.

Es un método que se utiliza con bastante frecuencia para alimentar a bebés prematuros, y también es bastante útil para bebés que están aprendiendo a succionar. Requiere paciencia y templanza, porque la leche se puede derramar. Así pues, no nos olvidemos de colocar un babero absorbente o una toalla suave para manchar lo menos posible.

Vaso de inicio

Son esos recipientes que incorporan un adaptador en forma de pitorro (ya sea duro o un poco más blando) y que se usan cuando nuestros hijos están aprendiendo a beber. Por eso son adecuados para bebés de más de tres meses que rechazan la tetina y ya empiezan a coger ellos solos el vaso (aunque en estos casos sería recomendable envolver al pequeño en una manta o inmovilizarle de algún modo para que no golpee el recipiente). En este método se debe colocar el recipiente lo más horizontal posible y que el bebé vaya chupando.

Actualizado: 12 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD