PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Lipoescultura
Una remodelación del cuerpo precisa es el objetivo de la lipoescultura, una técnica que en sus dos vertientes, quirúrgica y no invasiva, ayuda a eliminar los depósitos de grasa para lucir una figura envidiable.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Qué es la lipoescultura

Mujer a punto de hacerse una lipoescultura

Un buen programa de entrenamiento físico y una dieta pautada por un especialista son las claves para lucir una buena figura pero, en ocasiones, necesitamos una ayuda extra para perfilar partes de nuestro cuerpo difíciles de reducir con el binomio deporte y alimentación. Para ello ha nacido la lipoescultura, una serie de técnicas de belleza que ayudan a conseguir el cuerpo que queremos con mucho menos esfuerzo, tanto en su vertiente con cirugía estética como en la no-invasiva, mucho menos traumática aunque también menos efectiva.

La lipoescultura es una técnica que elimina los depósitos grasos mediante unas cánulas que se introducen en el cuerpo por donde se aspira la grasa. En muchas ocasiones, se tiende a usar las palabras liposucción y lipoescultura como sinónimos, pero no es del todo correcto. Más bien se podría considerar la lipoescultura como la hermana pequeña de la liposucción. La principal diferencia entre ambos tratamientos estéticos es que la liposucción (que utiliza la misma técnica de introducción de cánula y aspiración posterior de la grasa) está indicada para grandes acúmulos de grasa, mientras que la lipoescultura se centra en pequeñas partes del cuerpo donde los depósitos de grasa estropean la figura, como puede ser la papada, los brazos, los flancos, etcétera, aunque también puede atacar zonas más grandes.

No obstante, la lipoescultura en quirófano es igual de efectiva que la liposucción en los casos en los que está indicada, y sus resultados son más definidos con un postoperatorio más corto y menos doloroso. Por este motivo, la lipoescultura consigue, según el Centro Médico Teknon, una remodelación del cuerpo más precisa que la que se consigue con la liposucción tradicional.

Asimismo, la lipoescultura elimina también la grasa más superficial, con lo que los colgajos de piel son mucho menores y los resultados visuales son mejores y más rápidos.

Además, la lipoescultura tiene una vertiente no quirúrgica que completa los beneficios y las indicaciones de la liposucción. Por este motivo, es posible que casi todo el mundo encuentre la lipoescultura más adecuada para resolver sus problemas y necesidades específicos y, de esta manera, pueda lucir un cuerpo 10 con un poco menos de esfuerzo y sacrificio.

Actualizado: 30 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD