PUBLICIDAD

Sabañones, cómo evitarlos
Los cambios bruscos de temperatura y la humedad pueden provocar molestos y dolorosos sabañones, unas lesiones de tipo inflamatorio que suelen aparecer en dedos de manos y pies. Aprende a evitar la perniosis con estos consejos.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Qué son los sabañones y cuáles son sus causas

El frío y la humedad son grandes enemigos de la piel, pues provocan en ella un debilitamiento y una pérdida de su barrera hidrolípida, pero existe otro trastorno asociado a estas condiciones climáticas que puede ser más molesto y doloroso, hablamos del eritema pernio o perniosis, conocido popularmente como sabañones.

Estas lesiones de la dermis se caracterizan por una inflamación y enrojecimiento –que va desde los tonos rojizos hasta los violetas– de los vasos sanguíneos de la piel. Casi siempre suelen aparecen en las manos y en los pies, aunque otras zonas como la nariz o las orejas, más expuestas al clima adverso, también son víctimas de esta afección, que en los casos más graves pueden llegar a causar ampollas, úlceras o heridas bastante dolorosas.

¿Por qué aparecen los sabañones?

Aunque no se conoce la causa exacta de la aparición de los sabañones, sí se sabe que son consecuencia de los cambios bruscos de frío a calor o las exposiciones prolongadas a bajas temperaturas, que hacen que los vasos sanguíneos pequeños que se encuentran en la piel se expandan de manera más rápida de la que pueden soportar los vasos próximos, lo que provoca la pérdida de sangre a los tejidos de alrededor.

Mujer con sabañones poniendo las manos sobre la calefacción

La Dra. Rosa Díaz Díaz, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Infanta Sofía de Madrid, nos ha explicado las causas más comunes por las que suelen aparecer el eritema pernio, que son:

  • Surgen tras la exposición reiterada al aire frío y a la humedad, que hacen que la piel reaccione de manera anormal. Los sabañones son comunes cuando llegan las temporadas más frías del año y en personas que no se protegen lo suficiente de las altas temperaturas.
  • Es bastante frecuente en personas con mala circulación o los pacientes con enfermedades relacionadas con la circulación de la sangre, como el fenómeno Raynaud –un problema de los vasos sanguíneos que ante el frío o el estrés se contraen–,
  • También puede ser habitual en aquella que padecen patologías autoinmunes o del tejido conectivo, como el lupus eritematoso.
  • Las mujeres son más proclives a desarrollar esta lesión.
  • Los individuos que padecen alcoholismo, consumen tabaco o están malnutridos suelen presentar un riesgo mayor de sabañones, pues tienen peor salud cardiovascular y un peor sistema inmune.
  • Llevar zapatos abiertos en invierno, como las sandalias o las manoletinas, incluso si se usan medias.
  • Las fuentes directas de calor en los días de frío pueden ser contraproducentes, pues suponen un cambio de temperatura extremo que fomenta los sabañones.
  • Los deportistas de alta montaña, que están sometidos a bajas temperaturas y a condiciones extremas, es normal que presenten perniosis.

Actualizado: 29 de Abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD