PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Esmegma
El aspecto y olor del esmegma son desagradables, pero si no se elimina esta secreción de los genitales puede dar lugar a infecciones o problemas mayores. Llevando una higiene adecuada podrás evitarlo.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Qué es el esmegma y qué lo causa

Esmegma

El esmegma es una sustancia blanquecina, espesa y maloliente que se acumula en los genitales.

Contar con una higiene íntima adecuada es fundamental para evitar algunos problemas en las partes nobles. Uno de los más frecuentes en caso contrario es la acumulación de esmegma, una sustancia blanquecina, espesa y maloliente que se acumula en los genitales, sobre todo en el caso de los hombres. Esto no sólo provoca situaciones incómodas por su aspecto y aroma desagradables ­–similar al del queso en mal estado­–, sino que puede llegar a dar lugar a infecciones. Si es tu caso, no te alarmes, pero mejor ahórrate molestias con algo tan sencillo como limpiar diariamente la zona.

El esmegma es una secreción natural del cuerpo humano e incluso tiene su función como lubricante del pene o la vagina. En el caso de las mujeres, se produce entre los labios menores y mayores, mientras que el hombre lo segrega justo debajo de la base del glande del pene a través de las llamadas glándulas de Tyson, facilitando así el deslizamiento del prepucio durante el coito.

El inconveniente aparece cuando esta mucosidad se acumula con otros componentes del cuerpo y no se elimina mediante una higiene diaria de la zona. Es entonces cuando se forma este sebo de olor pestilente que, según la European Academy of Dermatology and Venerology, está compuesto por células de piel muerta, grasa, hormonas, secreciones de la próstata y células blancas sanguíneas.

El esmegma afecta sobre todo a los hombres, especialmente si padecen de fimosis o frenillo corto. En estos casos, el prepucio cubre permanentemente la zona del pene donde se forma esta sustancia y dificulta su limpieza al no retraerse por completo. Según los especialistas, hay el doble de probabilidades de que un hombre con fimosis acumule esmegma en su pene que en el caso de otro circuncidado. No obstante, el hecho de tener el glande al descubierto no significa que el esmegma no se deposite formando esa masa blanquecina.

Por todo ello, anticiparse a su acumulación mediante una higiene adecuada, o saber cómo actuar si ya ha hecho su aparición, es fundamental para incómodas molestias. Te contamos cómo lograrlo a continuación.

Actualizado: 5 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD