Duchas vaginales, riesgos para la salud íntima
La duchas vaginales pueden limpiar en exceso la vagina e introducir en ella gérmenes presentes en el aparato genital externo. Descubre por qué los ginecólogos desaconsejan esta práctica y en qué casos sí se puede hacer.

Riesgos de las duchas vaginales para la salud

Actualizado: 29 de julio de 2020

Las mujeres que se realizan duchas vaginales lo hacen para sentirse más limpias y retirar restos de flujo vaginal, semen o menstruación, pero esta práctica higiénica no está exenta de riesgos, y el Dr. Pluvio Coronado, ginecólogo del Hospital Clínico San Carlos, nos ha indicado que el principal problema que provoca este método de limpieza es que el líquido a presión al entrar desde la parte más externa de la vagina –donde puede haber microorganismos dañinos– puede arrastrar estos gérmenes y bacterias hacia el interior, llegando incluso al útero, a los ovarios y a las trompas uterinas.

Esto podría desencadenar “una infección del tracto genital superior, que puede producir una enfermedad inflamatoria pélvica, que a veces es grave”, nos explica el ginecólogo. Además, hay que añadir que introducir jabones, bicarbonato o vinagre, entre otros productos usados en estas prácticas, puede alterar la homeostasis de la vagina, modificando su equilibrio natural y provocando infecciones y problemas de salud sexual.

Riesgo de exposición a ftalatos y de vaginosis bacteriana

Un estudio de la Universidad de California (EE.UU.) ha encontrado que las duchas vaginales podrían hacer que aumente la exposición de las mujeres a químicos dañinos como el ftalato, que puede alterar el correcto funcionamiento hormonal. Concretamente las mujeres del estudio que se hacían duchas vaginales tenían concentraciones de ftalatos un 52% más altas que las que no.

Duchas vaginales, riesgos para la salud

Otro estudio, publicado en la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, encontró que las mujeres que se realizan este tipo de lavados internos tenían 2,28 veces más probabilidades de presentar una vaginosis bacteriana en comparación con aquellas que no llevaban a cabo esta práctica.

Creado: 22 de julio de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD