PUBLICIDAD

Sándalo, un antiséptico sagrado
El aceite esencial del sándalo es muy usado en aromaterapia por su revitalizante fragancia, pero esta planta también posee propiedades medicinales como antiséptico, diurético o venotónico. Conócelas.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Cómo se aplica el sándalo y precauciones de uso

Aceite de sándalo

Probablemente te será relativamente fácil adquirir sándalo en herbolarios, establecimientos dietéticos y de productos naturales, de venta de inciensos y de cosmética natural. Para su uso terapéutico se nos presenta en dos formas básicas con sus variaciones:

  • El leño seco, generalmente troceado, para usar en decocción, en caso de infección respiratoria, digestiva o urinaria. Hasta tres vasos al día, mejor asociado a plantas de sabor más suave.
  • La decocción de leño para ser usada en baños de asiento, o en masaje o fricción, para problemas venosos en varices, flebitis o hemorroides, y también para relajar las piernas cansadas o doloridas.
  • El aceite esencial en gotas, dos gotas al día, tomadas con un terrón de azúcar o con agua. No obstante, vuelve a leer las precauciones.
  • El aceite esencial en masaje o fricción, o bien vertidas en un baño general o parcial, para favorecer la circulación de la sangre, la expectoración, y para bajar la fiebre.
  • La madera quemada como incienso para ayudar a levantar el ánimo o para relajarse.
  • Sándalo en cápsulas de 20 o 50 mg, para tomar no más de cuatro o cinco al día, según la dolencia.
  • Aceite de sándalo como ingrediente de cremas, jabones o lociones para el cuidado de la piel, para combatir la sequedad cutánea y las estrías.

Precauciones de uso con el sándalo

Todas las plantas medicinales, como ocurre también con los medicamentos, deben ser consumidos en las dosis justas y teniendo en cuenta sus posibles efectos secundarios. En el caso del sándalo, como el de otras especies especialmente ricas en esencia, el riesgo de intoxicación puede ser severo o moderado si no se observan estas mínimas medidas de precaución.

Como orientación general, te diremos que se desaconseja usar sándalo en los siguientes casos:

  • No se debe consumir el aceite esencial aislado por vía interna, menos aún en el embarazo, la lactancia, la infancia, y en pacientes con gastritis, enfermedad hepática y enfermedades neurológicas.
  • Dosis altas de sándalo, en decocción o en cápsulas de su aceite, pueden provocar náuseas, boca seca, mareos y reacciones alérgicas. Cabe ajustarse a las dosis justas.
  • En caso de problemas hepáticos y renales, consultar con el médico antes de utilizar sándalo.
  • En caso de hipertensión arterial, insuficiencia renal o hepática, o cardiopatías, se recomienda también consultar con el medico especialista, por el riesgo de que pueda darse una descompensación tensional o una excesiva eliminación de potasio.
  • No tomes sándalo si estás consumiendo ansiolíticos, somníferos, o antidepresivos, o bien consulta con tu médico previamente.

Otros usos del sándalo

La corteza del sándalo se masca como alternativa al conocido betel, como un vigorizante, aunque no tiene ni de lejos la aceptación de aquel. Los frutos se consideran comestibles y se consumen crudos, frescos, o bien en zumo. La madera de sándalo, muy cara y difícil de obtener, se usa para fabricar mobiliario y reliquias.

Sándalo en cosmética

El aceite esencial de sándalo forma parte de algunos productos cosméticos, como cremas, pomadas, jabones y champús, generalmente combinado con aceites vegetales como el aceite de almendras.

Actualizado: 26 de Julio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD