Mostaza, remedio tradicional para el reuma
La mostaza es un condimento muy usado en la cocina al que también se atribuyen propiedades medicinales. Conoce sus aplicaciones terapéuticas para aliviar el dolor de tipo reumático, las cefaleas, los síntomas del resfriado…

Cómo se aplica la mostaza, usos en la cocina y precauciones

Actualizado: 30 de diciembre de 2021

Como curas terapéuticas, las semillas de mostaza se aplican en forma de harina, para baños o en cataplasmas, y en forma de aceite esencial y de aceite vegetal obtenido de sus semillas por presión en frío. En concreto, los baños de harina de mostaza (la harina dispuesta en un saquito de tela y sumergida en el agua) se emplean para combatir el dolor motor.

  • Pediluvios de harina de mostaza (pediluvio sinapizado), que se prepara con 20 o 30 g de harina de mostaza por litro de agua, muy útil para el dolor de pies, los hongos, e incluso la jaqueca.
  • Cataplasmas de harina de mostaza (cataplasma sinapizada o sinapismo) para tratar resfriados, gripe, o dolores reumáticos y musculares, entre otras funciones.
  • Compresas de mostaza con la decocción de sus semillas o con la harina.
  • Aceite de mostaza, obtenido de las semillas por presión en frío, para uso tópico en friegas o masajes.
  • El aceite esencial en baños o friegas, diluido en aceite vegetal (almendras) para combatir el dolor muscular y reumático.
  • El aceite esencial por vía interna como aperitivo, digestivo y laxante, siempre atentos a las precauciones a tomar.
  • Infusión de semillas de mostaza, en combinación con plantas mucilaginosas, como diurético y laxante, aunque no es muy recomendable y es mejor optar por soluciones menos conflictivas.
  • Las hojas de mostaza se han usado, en infusión, como potente diurético, para combatir la retención de líquidos, pero es una aplicación en desuso.
Tipos de mostaza

Fórmulas herbarias con  mostaza

Te brindamos dos fórmulas que incluyen mostaza y que puedes prepararte tú mismo, o mejor aún pedir que te elaboren en tu herbolario de confianza:

Cataplasma de mostaza para la gripe

Esta preparación sirve para combatir la congestión pulmonar y tiene un efecto antiséptico y antimicrobiano.

Ingredientes:

Dos cucharadas de harina de mostaza y una de linaza (harina de semillas de lino).

Preparación:

Se mezclan bien las dos harinas en agua muy caliente hasta formar una pasta viscosa. Se extiende la masa sobre una tela y se envuelve bien.

Aplicación:

Se aplica la cataplasma sobre el pecho de la persona griposa, nunca más allá de los 15 minutos reglamentarios, para permitir que actúen sus efectos reparadores, pero sin llegar a irritar la piel. Repetir cada día antes de acostarnos. Recuerda, como máximo, dos aplicaciones diarias. Luego puedes masajear el área con aceite de rosa mosqueta.

Loción antirreumática

Con esta loción de aplicación tópica elaborada con mostaza puedes aliviar los dolores de tipo reumático.

Ingredientes:

Aceites vegetal de mostaza, hipérico y pino silvestre (2 gramos), extracto fluido de árnica y de jengibre (2 g), aceite esencial de mostaza, canela y de romero (5 g).

Preparación:

Mezclar en un bol todos los ingredientes, mantener en reposo unas horas. Depositar en un frasco translúcido. Evitar que esté al alcance de los niños.

Aplicación:

Como loción, en masaje o friegas suaves sobre la zona dolorida, como alivio en reumatismos, contracturas musculares, esguinces, torceduras, migrañas, lumbalgias, etcétera.  

Usos de la mostaza en la cocina

La mostaza es un condimento de cocina indispensable, como es bien sabido. La encontramos en forma de salsas con multitud de colores, texturas, aromas y sabores. Su sabor es también variado y va del muy picante, al dulce e intenso, pasando por el muy o poco especiado y el muy o poco avinagrado.

Usos de la mostaza en la cocina: ensalada

Se preparan de muy diversas maneras, dando lugar a distintos tipos de salsas de mostaza según su elaboración. Destacan las mostazas francesas, con nombres tan elocuentes como mostaza Dijon (con vino blanco o vinagre de alcohol, es la más picante), de Orleans (con vinagre suave), de Burdeos (con mosto de uva), y de Meaux (con una variedad de semillas de mostaza), la mostaza tradicional inglesa o Colman’s (elaborada con mostaza blanca y especias como la cúrcuma, picante, usada sobre el roast beef), la mostaza americana (descendiente de la anterior, de color amarillo, más dulce y suave), la mostaza marrón picante (de textura muy espesa), la mostaza bávara (típica de Alemania, de color amarillo claro, usada sobre las salchichas), mostazas aromatizadas con finas hierbas, etcétera.

Huevos con mostaza

La salsa de mostaza se emplea para aderezar ensaladas, sobre guisos de carne o de pescado, sobre verduras como el brócoli y sobre legumbres. Algunos ejemplos de platos aderezados con mostaza son:

PUBLICIDAD

  • Ensalada de canónigos y berros con mostaza
  • Ensalada de remolacha y tomate con mostaza
  • Ensaladilla de patatas, huevo y mostaza
  • Crema de aguacate con ventresca de bonito a la mostaza de Dijon
  • Crudités de zanahoria con mostaza
  • Espárragos rellenos de salmón con vinagreta de mostaza
  • Arroz basmati a la mostaza
  • Macarrones con salsa de mostaza
  • Berenjenas en tempura a la mostaza Dijon
  • Costillas de cerdo con mostaza y miel
  • Filetes de cerdo a la mostaza inglesa
  • Pollo a la mostaza
  • Alitas de pollo con mostaza y miel
  • Croquetas de queso y mostaza
  • Cuscús con pollo, calabacín y mostaza
  • Mejillones a la mostaza
  • Salchichas en salsa de mostaza

Precauciones del uso de la mostaza con fines terapéuticos

Las semillas de mostaza como remedio medicinal deben restringirse a usos tópicos. Las advertencias en el uso medicinal de la mostaza deben ser tenidas bien en cuenta, así como sus dosis o cantidades. Estas son sus contraindicaciones y las precauciones a tomar para evitar riesgos para la salud:

PUBLICIDAD

  • Por vía interna pueden provocar irritaciones gástricas, gastroenteritis, gastritis, esofagitis, manifestándose con dolor abdominal, malestar, diarreas, náuseas y vómitos. En casos extremos pueden producir convulsiones y parada respiratoria.
  • No debe usarse por esa vía en ningún caso durante el embarazo y la lactancia, ni administrar a niños de cualquier edad.
  • A dosis altas se considera abortivo.
  • En pacientes diabéticos que siguen un tratamiento con medicación para bajar el contenido de azúcar en sangre la toma de mostaza negra podría provocar un descenso brusco en los niveles de glucosa.
  • La toma de mostaza puede presentar interacciones indeseadas con determinados medicamentos, como en el caso de los compuestos antidiabéticos y cardíacos. 
  • Por vía externa, cabe advertir que puede provocar quemazón, dermatitis con irritación, ampollas y úlceras, en especial sobre pieles sensibles o en personas que presenten alergias a determinadas especias. No se debe aplicar directamente sobre la piel, sino que es preferible que se haga a través de una tela utilizada como capa protectora.
  • Las aplicaciones de cataplasmas con mostaza no deberían superar los 10-15 minutos de duración para prevenir la formación de úlceras o ampollas en la piel.
  • No aplicar en ningún caso sobre pieles sensibles o irritadas, piel del bebé o del niño de corta edad, sobre heridas abiertas o hematomas.
  • Tampoco se debe aplicar sobre partes sensibles del cuerpo, como ojos, labios, pezones, genitales, orejas, etcétera.

PUBLICIDAD

Creado: 30 de diciembre de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD