PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Rooibos
Al té le ha salido un serio competidor, el rooibos, una planta que se toma en infusión, y que además de su agradable sabor y sus innegables virtudes terapéuticas, no contiene teína, por lo que carece de efecto excitante.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Cómo se toma el rooibos

Cómo se toma el rooibos

El rooibos se puede tomar caliente, frío o a temperatura ambiente.

El rooibos es en esencia una infusión, tan apreciada como el o el café, de fácil preparación, que puedes tomar tanto caliente, como fría o a temperatura ambiente. Tiene un sabor amaderado, que hay quien califica de afrutado o, incluso, de achocolatado, y un color rojo característico.

Se presta a pocas formas de presentación, pero puedes encontrar el rooibos en tu herbolario o tienda especializada en los siguientes formatos:

  • En infusión de planta seca y troceada. Una cucharada de postre colmada por vaso de agua. Hierves el agua, la viertes sobre la planta, y lo dejas reposar unos diez minutos. Puedes endulzarlo con miel o con estevia, pero para mucha gente no será necesario añadirle edulcorante alguno.
  • Puedes encontrar planta a granel o en bolsas, mezclado con brozas de coco, naranja o de cacao, que mejoran su sabor. Se prepara de la misma forma.
  • Las asociaciones del rooibos con otras hierbas no son usuales, se suele tomar solo, pero nada te impide experimentar. Combina bien con tomillo, menta, hierbaluisa, abrótano hembra, jengibre y cola de caballo, entre otras.
  • La decocción, por vía tópica, se usa para curar heridas, sobre quemaduras y, en loción, para fortalecer el cabello y para prevenir su caída.
  • La decocción, bien filtrada, se ha usado en colutorio para curar aftas bucales y llagas.

Precauciones con el consumo de rooibos

En algunos casos especiales, como el embarazo, hepatopatías, cardiopatías, alergias, etcétera, antes de consumir cualquier planta es preciso informarse para descartar alguna posible inconveniencia, y como medida elemental de prudencia. Este precepto es también válido en el caso del rooibos.

Rooibos
Aunque el rooibos no está contraindicado para mujeres embarazadas siempre es aconsejable la consulta con nuestro médico antes de ingerir cualquier tipo de tés o infusiones.

Al no contener taninos ni alcaloides, el rooibos no está contraindicado especialmente a mujeres embarazadas, pero de todos modos, si es tu caso, siempre se te recomendará que consultes antes con tu ginecólogo o médico de confianza, y lo mismo cabe decir del periodo de lactancia. Tampoco es aconsejable darlo a beber a niños menores de seis años.

Actualizado: 20 de Noviembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD