Malva
Frecuentes por doquier, las ubicuas malvas han sido aprovechadas por el hombre desde antiguo, al proporcionar remedios herbarios que alivian afecciones respiratorias, alergias, picaduras de insectos y trastornos digestivos.

Cómo se toma la malva

Actualizado: 3 de agosto de 2021

La forma más usual de tomar malva es en infusión, a la que aporta una tonalidad rojo oscura muy característica y un sabor ligeramente adulzado, pero también es posible adquirirla en otras formas.

  • Infusión simple o en combinación con otras hierbas. Una cucharada sopera por taza, dos o tres tazas al día.
  • En tintura alcohólica.
  • El extracto líquido en gotas, una cucharada de café disuelta en agua o zumo de frutas.
  • En jarabe, hasta tres cucharadas soperas al día, para afecciones respiratorias y digestivas.
  • Jugo de la planta fresca, aplicado directamente sobre picaduras de insectos.
  • La decocción de hojas y flores para empapar compresas, o para aplicar en baños parciales, o para regar sobre heridas y otras impurezas de la piel.
  • Decocción depurada para aplicar en forma de colutorio o gargarismo para aliviar inflamaciones bucales.
  • Decocción depurada para aplicar en forma de colirio sobre ojos cansados o irritados, conjuntivitis, blefaritis, alergias.

Fórmulas herbarias con malva

Atrévete a preparar tus propias fórmulas herbarias con malva. Aquí te ofrecemos algunos ejemplos destinados a aliviar algunas afecciones frecuentes. En todo caso, en la mayoría de herbolarios, pero también en farmacias, e incluso en supermercados, podrás encontrar preparados comerciales que incluyen malva en su composición.

BLOQUE FÓRMULAS

Fórmula para las anginas

Ingredientes:

20 g de malva, 20 g de agrimonia, 20 g de erísimo y 10 g de amapola.

Preparación:

Mezclas bien las plantas y, una vez bien mezcladas, separas una cucharada sopera rasa de la mezcla por cada taza de agua. Echas la hierba en la tetera con agua recién hervida y lo dejas en reposo diez minutos, tras lo cual, filtras.

Dosis:

Hasta tres tazas diarias, sólo moderadamente calientes. Le puedes agregar un poco de zumo de limón, o bien miel de tomillo.

Remedio para la gastritis y la irritación gástrica

Ingredientes:

Malva, zaragatona, manzanilla, saúco, e hinojo como corrector organoléptico, a partes iguales. Una cucharada sopera de la mezcla por taza de agua.

Preparación:

Lo pones a hervir 2-3 minutos, dejas que repose diez minutos, y cuelas. Le puedes añadir zumo de limón para reforzar su acción y mejorar el sabor.

Dosis:

Dos o tres tazas al día después de las comidas.

Fórmula para la inflamación ocular y los ojos irritados

Ingredientes:

Malva, aciano, santolina y manzanilla.

Preparación:

Separas dos cucharadas soperas de la mezcla a partes iguales. Lo hierves apenas dos minutos y dejas que repose. Lo cuelas a fondo, procurando eliminar toda impureza. Puedes utilizar un filtro tipo gasa o papel.

Dosis:

Empapas trozos de algodón, o aplicas un lavaojos sobre el área irritada.

Tisana para la tos

Ingredientes:

Malva, tomillo, amapola, tusílago, mirto e hinojo. 20 g de cada planta.

Preparación:

Dispones unos 5 g de la mezcla a partes iguales por cada taza. Hierves dos minutos, dejas reposar otros diez, y filtras. Le puedes añadir miel de tomillo y una rodaja de limón.

Dosis:

Hasta tres tazas al día, moderadamente calientes.

Creado: 8 de agosto de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD