PUBLICIDAD

Árnica, el antiinflamatorio natural externo
El árnica es una planta que constituye uno de los remedios de herbolario más habituales para aliviar dolores de tipo inflamatorio como golpes, artritis, tendinitis y problemas cutáneos, pero su uso inadecuado conlleva riesgos.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Contraindicaciones de la árnica y precauciones de uso

Actualizado: 12 de Abril de 2019

El árnica no es una planta que pueda usarse a la ligera, sin tener un buen conocimiento previo de sus indicaciones y de sus limitaciones. Y es que, se trata de una planta con un elevado potencial tóxico, por la acción de algunos de sus principios activos, como alcaloides, cumarinas, componentes de la esencia y lactonas, entre ellas la helenalina, con efecto muy irritante sobre las mucosas.

La intoxicación con árnica, sobre todo en dosis altas, puede provocar, en efecto, irritación de las mucosas gástricas, trastornos digestivos acompañados de vómitos o diarreas, pero también alteraciones nerviosas, vértigo, alucinaciones, disnea y fallos cardíacos.

Como norma general, se desaconseja su uso por vía interna, y el árnica montana debe ser usada con precaución en los siguientes casos:

  • En caso de alergia a las plantas de la familia de las compuestas.
  • Durante el embarazo y la lactancia.
  • Tras una intervención quirúrgica, sobre las cicatrices que puedan existir.
  • No se debe aplicar sobre heridas abiertas y sobre hemorragias.
  • Se debe aplicar con precaución sobre pieles dañadas, a fin de evitar, como en el caso anterior, que pueda ser absorbida por el flujo sanguíneo.
  • Por la presencia de helenalina, puede ocasionar en algunas personas reacciones alérgicas cutáneas, con aparición de dermatitis vesiculares y edemas. La alternativa es aplicarla de forma muy diluida.
  • Por vía oral puede ser imprudente simultanear la toma de remedios con árnica y medicamentos anticoagulantes –los que retardan la coagulación sanguínea– y antiplaquetarios.
  • En niños, hay que tener cuidado de no emplearlo en zonas cercanas a las mucosas (bocas, ojos), ya que su ingesta puede causar efectos neurológicos.

En caso de duda la necesidad o idoneidad de su uso consulta con tu médico o farmacéutico que te podrá indicar la solución más adecuada para tu problema.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD