PUBLICIDAD

Ayahuasca, usos en medicina

La ayahuasca, una bebida lisérgica de la medicina tradicional amazónica que se prepara con la mezcla de plantas, se emplea cada vez más en el mundo occidental para tratar la depresión y las adicciones.
Ayahuasca, usos en medicina

La ayahuasca se usa desde hace miles de años por las tribús amazónicas en rituales dirigidos por el chamán, para corregir el desequilibrio espiritual que subyace a la enfermedad.

La ayahuasca es una bebida que se elabora con la mezcla de dos plantas originarias del Amazonas, la enredadera de ayahuasca o yagé (Banisteriopsis caapi), una especie de liana, y la chacruna (Psychotria viridis), un arbusto con hojas verdes y alargadas que contiene un potente alucinógeno denominado dimetiltriptamina (DMT). De ahí que muchas veces se haya asociado los efectos de su consumo al de algunas drogas psicodélicas. 

Nuestra glándula pineal segrega de forma natural pequeñas cantidades de DMT, pero al consumir ayahuasca aumentan sus niveles en el cerebro y se genera un estado alterado o ampliado de conciencia, que favorece la percepción de visiones; algo similar a lo que se experimenta en la fase de sueño REM, pero en estado de vigilia.

La infusión resultante de cocinar la mezcla de ambas plantas con agua durante horas ha sido utilizada desde hace miles de años por las tribus amazónicas como ingrediente fundamental de rituales -dirigidos por el chamán del grupo-, con el objetivo de que los participantes en el acto encontraran el equilibrio y consiguieran la autosanación, ya que consideraban que las enfermedades tenían su origen en un desequilibrio espiritual, que se podía corregir con este tipo de ceremonias, que forman parte de la medicina tradicional amazónica.

Cómo se toma la ayahuasca

Esta bebida se debe tomar en el marco de un ritual guiado por un experto, que normalmente es un chamán. Nunca se debe hacer en solitario, ni en compañía de personas que no sean de confianza. Es preferible haber realizado antes una dieta a base de verduras y frutas, e incluso ayunar el día en que se vaya a celebrar la sesión, porque la ayahuasca tiene un sabor muy amargo y ácido, y a muchas personas les produce náuseas y vómitos. También es aconsejable haber meditado previamente para llegar a la experiencia con la mente en calma.

La ayahuasca se considera un potente relajante y se ha utilizado en el tratamiento de la depresión y el estrés postraumático con resultados satisfactorios

El guía de la sesión canta ícaros o canciones sanadoras, que se repiten como un mantra. La ayahuasca comienza a hacer efecto alrededor de 20 minutos tras su ingesta, y altera la conciencia, aumentando la sensibilidad visual, olfativa y táctil. Progresivamente disminuyen la ansiedad y el miedo, y se alcanza un profundo estado de relajación, donde el individuo experimenta tranquilidad y equilibrio emocional.

Aplicaciones médicas de la ayahuasca y contraindicaciones

La ayahuasca se emplea en Perú -cuyo gobierno la ha reconocido como ‘uno de los pilares básicos de la identidad de los pueblos amazónicos’- para tratar la adicción a las drogas, a los medicamentos o al alcohol, por su capacidad para disminuir la ansiedad y el miedo y equilibrar el sistema nervioso. Además, se considera un potente relajante y se ha utilizado en el tratamiento de la depresión y el estrés postraumático con resultados satisfactorios.

Un ejemplo de ello es un estudio en el que ha colaborado el español Jordi Riba, doctor en farmacología y responsable del grupo de Neuropsicofarmacología del Instituto de Investigación Hospital de Sant Pau, y que se ha publicado en la Revista brasileña de psiquiatría. En esta investigación se administró ayahuasca a pacientes que sufrían depresión y que no habían respondido al tratamiento convencional, y que tras una sola dosis de la bebida, y a las pocas horas de su ingesta, mostraron una significativa mejoría que se mantuvo durante tres semanas.

Con respecto a las contraindicaciones de la ayahuasca, no es aconsejable que la tomen aquellas personas que tengan problemas cardiacos o factores de riesgo para sufrir un evento cardiovascular. Tampoco los pacientes diabéticos, ni los que padezcan trastornos mentales o sigan un tratamiento médico que pudiera interferir con la sustancia, como los fármacos antidepresivos. En cualquier caso, y como ya hemos señalado, no se debe consumir esta bebida sin la presencia de un experto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD