Oxímetros, ¿son útiles para detectar el COVID-19?

La venta de oxímetros se ha disparado, ya que estos aparatos permiten medir la reducción del nivel de oxígeno en sangre, uno de los síntomas de la infección por coronavirus. Descubre si ayudan a detectar el COVID-19.
Oxímetros

Actualizado: 4 de agosto de 2020

Las farmacias y los comercios online han agotado durante el estado de alarma las mascarillas y los geles hidroalcohólicos que se usan como protección frente al coronavirus SARS-CoV-2, pero la población también ha arrasado con las existencias de un aparato quizá menos conocido, el oxímetro, que ya se encuentra en el número 1 de lo más vendido en la sección de salud y cuidado personal de Amazon. La razón es que muchos piensan que podrán detectar un problema respiratorio midiéndose el oxígeno en sangre en casa durante el confinamiento pero, ¿sirven los oxímetros entonces para alertarnos de que padecemos COVID-19?

Para empezar, y para quien no conozca esta herramienta, el Dr. Felipe Villar Álvarez, jefe asociado del servicio de neumología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, nos ha explicado que los oxímetros se utilizan en el ambiente sanitario para medir la saturación de oxígeno en sangre, es decir, el porcentaje de oxígeno presente en el aparato circulatorio.

Cómo funcionan los oxímetros de pulso

Para determinarlo de la manera más fiel posible, el aparato se coloca en la parte más externa de uno de los dedos de la mano –sin ningún tipo de esmalte en las uñas–, uno de los del pie, o en el lóbulo de la oreja. Su mecanismo se basa en la emisión de una serie de luces que son absorbidas, la sangre oxigenada absorbe la radiación infrarroja emitida, y la desoxigenada la luz roja, y esto permite determinar la saturación de oxígeno gracias a un fotodetector en la parte inferior.

Oxímetros

Lo ideal en personas sanas es que la saturación de oxígeno esté por encima del 95%, según el Dr. Felipe Villar, que además nos advierte que debemos empezar a preocuparnos cuando los valores de saturación de oxígeno en reposo sean menores del 93%. Los niveles de oxígeno en sangre pueden cambiar a lo largo del día, dependiendo de factores como si estamos haciendo ejercicio, si dormimos, o si tomamos determinados medicamentos

¿Ayudan los oxímetros a detectar la infección por coronavirus?

Como ya se sabe, uno de los síntomas del coronavirus es la dificultad para respirar, que hace que los valores de oxígeno en sangre se reduzcan peligrosamente. El problema es que, según están investigando, en algunos casos esta disnea no es percibida por el individuo, lo que puede suponer una hipoxia –falta de aire– silenciosa.

“El uso de un oxímetro es más apropiado para monitorizar la evolución de una patología, o la respuesta a un tratamiento, que para diagnosticar una enfermedad”

Es por ello que muchas personas han decidido adquirir uno de estos aparatos para controlar sus niveles de oxígeno en casa. Sin embargo, El Dr. Villar nos advierte que “con solo los oxímetros no se puede detectar ni sospechar el COVID-19. Estos dispositivos nos informan del grado de saturación de oxígeno de la sangre, y su descenso puede ser debido a múltiples enfermedades, como las respiratorias, las cardiológicas, u otras. Su uso es más apropiado para monitorizar la evolución de una patología, o la respuesta a un tratamiento, que para diagnosticar una enfermedad”.

Además, el Dr. Villar nos indica que no es necesario tener un oxímetro en casa, salvo por indicación médica, y expone que la pulsioximetría tiene una serie de limitaciones, que pueden dar como resultado informaciones erróneas y que, en ocasiones, puede inducir a adoptar actitudes terapéuticas perjudiciales para el paciente.

Los oxímetros de las pulseras inteligentes no son fiables

Ante la escasez de estos aparatos de medición, muchos han optado por conocer su oxígeno en sangre mediante las pulseras de actividad, o incluso empleando aplicaciones móviles en las que es necesario colocar el dedo en la cámara. Sin embargo, ninguno de estos métodos son fiables, pues los datos obtenidos no son exactos.

Pulsera de actividad con oxímetro inclído

“Estos dispositivos tienen múltiples limitaciones a la hora de calcular la saturación de oxígeno en sangre, con un mecanismo de medición habitualmente diferente al de los pulsioxímetros convencionales, lo cual les puede hacer ser menos eficaces y más peligrosos a la hora de interpretar sus valores”, nos ha explicado el Dr. Villar.

En conclusión, por mucho que hayas oído hablar sobre ellos, los oxímetros de pulso no son parte imprescindible del botiquín de tu hogar. Lo mejor es conocer tu cuerpo y estar alerta ante cualquier cambio que requiera consultar con un profesional médico, como puede ser medirse la temperatura corporal con un termómetro para descartar la fiebre, uno de los principales síntomas del coronavirus.

Creado: 6 de mayo de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD