PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

El 55% de las embarazadas cambia sus hábitos dietéticos

Más de la mitad de las mujeres mejora su dieta durante el embarazo e incluye la ingesta de suplementos vitamínicos, unos hábitos que los expertos aconsejan adoptar al menos dos meses antes de la concepción.
Una embarazada sostiene unas verduras y una botella de agua

Una dieta equilibrada durante el embarazo previene complicaciones y ayuda a controlar el peso.

02 de Junio de 2015

Más de la mitad de las mujeres reconoce que varió su tipo de alimentación durante el embarazo o la lactancia y, en el 70% de los casos, este cambio se centró en intentar llevar una dieta equilibrada y saludable, según revela una encuesta que ha realizado la Federación Española de sociedades de Alimentación, Nutrición y Dietética (FESNAD).

Los expertos recomiendan que las mujeres que quieran ser madres cuiden su dieta y tomen suplementos con ácido fólico y yodo, como mínimos dos meses antes de la concepción

El 52% de las entrevistadas admitió tomar algún suplemento alimenticio, como ácido fólico, hierro, polivitamínicos y minerales. Tres de cada cuatro utilizaban aceite de oliva virgen para guisar o aliñar los alimentos, el 67% suele cocinar a la plancha, y la mayoría señaló que comía la misma cantidad de alimentos que cuando no estaba embarazada o amamantando a su hijo.

Los hábitos alimenticios son importantes incluso antes de la concepción, de hecho, los expertos de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), han recordado que las mujeres que estén planteándose quedarse embarazadas deberían comenzar a cuidar su dieta y a tomar suplementos que contengan ácido fólico y yodo, como mínimos dos meses antes de la concepción.

Estos especialistas señalan, además, que una alimentación adecuada durante la gestación es un factor preventivo que contribuye a reducir las molestias típicas del embarazo y a disminuir el riesgo de enfermedades, tanto en la madre como en el bebé. Y también recomiendan que la ganancia ponderal oscile entre los 11,5 y los 16 kilos en las mujeres con peso normal, y evitar siempre el exceso de peso porque podría repercutir negativamente en la salud del futuro bebé.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD