PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

El café protege el corazón y previene diabetes y párkinson

El consumo moderado de café beneficia la salud, según un estudio que ha durado 30 años, que revela que puede reducir el riego de morir a causa de un infarto, y de desarrollar patologías como diabetes o párkinson.
Una joven tomándose una taza de café

Tomar tres o cuatro tazas diarias de café ayuda a mejorar el estado de los vasos sanguíneos.

18 de Diciembre de 2015

El consumo moderado de café –un máximo de cinco tazas al día–, puede reducir el riesgo de morir a causa de una enfermedad cardiovascular como el infarto, y proteger contra diversas patologías como la diabetes o el párkinson, según revela un estudio que ha llevado a cabo un grupo de investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard.

La investigación comprobó que los beneficios del café se obtienen también con el descafeinado, lo que sugiere que otros componentes además de la cafeína pueden tener un impacto positivo sobre la salud

En el estudio, que se ha publicado en Circulation, han participado más de 200.000 personas, a las que se siguió a lo largo de 30 años, analizándose su estilo de vida y su consumo diario de café. Los resultados han permitido confirmar la capacidad de esta bebida para disminuir las probabilidades de sufrir un infarto, algo que habían señalado investigaciones anteriores, al descubrir que tomar tres o cuatro tazas diarias de café reducía la prevalencia de calcio coronario, mejorando el estado de los vasos sanguíneos.

El nuevo trabajo aporta datos importantes, como que estos beneficios del café se obtienen también en el caso del descafeinado, lo que sugiere, según indican sus autores, que otros componentes además de la cafeína pueden tener un impacto positivo sobre la salud. Los investigadores han comprobado también las propiedades del café para prevenir la diabetes tipo II, lo que atribuyen a sustancias presentes en esta bebida como el ácido clorogénico, quinídeo, los lignanos, la trigonelina y el magnesio, que disminuyen la resistencia a la insulina y la inflamación sistemática.

Con respecto al párkinson, el consumo moderado de café puede atenuar la pérdida de dopamina, un neurotransmisor que interviene en el control de los movimientos musculares, y cuya carencia es determinante en esta patología. Los autores del estudio, además, han podido comprobar una asociación inversa entre el riesgo de suicidio y beber café, por lo que podría incluso considerarse como un antidepresivo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD