PUBLICIDAD

Dieta Atlántica
Heredera de la cultura de la región bañada por el océano que le da su nombre, la dieta atlántica te aporta sus múltiples propiedades beneficiosas para la salud, sin renunciar al placer de disfrutar de la buena comida.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Beneficios de la dieta atlántica para la salud

Beneficios de la dieta atlántica para la salud

La dieta atlántica aporta diversos beneficios para la salud a los que la siguen habitualmente, el principal de ellos es que fomenta un elevado consumo de hidratos de carbono complejos, que equilibran la dieta y hacen que los porcentajes de macronutrientes recomendados se respeten.

Bajo índice glucémico: diabetes y control de peso

Con esta dieta altamente hidrocarbonada y acompañada de vegetales, el índice glucémico (rapidez con la que se aumenta el azúcar en sangre al tomar un alimento hidrocarbonado) es más bajo que con otros estilos de alimentación. Esta característica es muy adecuada en casos de diabetes y necesidad de control de glucemia, y en casos donde se requiera la pérdida de peso, como sobrepeso u obesidad, ya que se controla mejor la sensación de apetito. Y favorece a todas las personas en general, aunque no se encuentren en estas situaciones.

Aporta fibra frente al estreñimiento

El elevado contenido en fibra, que viene aportada por las verduras, hortalizas, leguminosas, frutas y cereales integrales, ayudará en los casos de estreñimiento y a regular el equilibrio de la flora intestinal. En la consecución de este objetivo también colabora la presencia de lácteos fermentados en los menús.

Grasas saludables y protección cardiovascular

La dieta atlántica posee un perfil lipídico bastante saludable, a lo que contribuye sobre todo la presencia de aceite de oliva y pescado azul. Esta cualidad hace de esta dieta un tratamiento de alimentación muy adecuado como prevención de enfermedades cardiovasculares.

Frena el envejecimiento

Asimismo, la presencia de elementos antioxidantes de las frutas, verduras y aceite de oliva, hace que este plan sea aconsejable como dieta antienvejecimiento. Los alimentos ricos en proteínas de alto valor biológico colaboran en el crecimiento, mantenimiento y regeneración de los tejidos corporales.

Cuidado si tienes colesterol

La única contraindicación importante a la hora de seguir la dieta atlántica es su contenido más elevado que otras dietas en colesterol denominado del malo, presente en los crustáceos, una clase de marisco, lo que hace necesario que aquellas personas con colesterol HDL elevado tengan que controlar el consumo de crustáceos.

Actualizado: 18 de Febrero de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD