PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Cocinar con olla a presión
Cocinar con la olla a presión es rápido y sano. Permite hacer deliciosas recetas en menos de la mitad de tiempo, y conservando las vitaminas de los alimentos. Disfruta de la cocina tradicional con utensilios modernos.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Consejos de seguridad para usar la olla a presión

Las ollas exprés que encontramos hoy día en los mercados son muy seguras y no debemos temer a la hora de utilizarlas, pero al igual que nos protegemos si cocinamos algo en el horno, si cogemos un cuchillo o si utilizamos la picadora de alimentos, cuando vayas a manejar una olla a presión es importante que tomes algunas precauciones.

Estos son algunos consejos de seguridad para usar la olla a presión sin riesgos:

  1. Verifica que las válvulas de seguridad no estén obstruidas y que permitan la salida del vapor de forma adecuada.
  2. No llenes la olla por encima de dos tercios de su capacidad total. Siempre hay que dejar espacio para la ebullición del líquido, la expansión de los alimentos al irse cocinando y la espuma que se produce. De esta manera, no se obstruirá la válvula y se permitirá una cocción más natural.
  3. Si la válvula gira demasiado deprisa, significa que existe un exceso de presión, lo que lleva consigo un exceso de temperatura, se perderá más vapor y también será mayor la pérdida de nutrientes. Lo que tienes que hacer en este caso es bajar el fuego o retirar la olla momentáneamente hasta conseguir que la válvula gire adecuadamente, es decir, despacio y con un ligero silbido.
  4. No dejes la olla desatendida y te vayas a hacer otras cosas, debes prestar atención a la salida del vapor por la válvula giratoria.
  5. Una vez que ha terminado el proceso de cocción y la olla ha perdido toda la presión, es recomendable dejarla reposar entre 15 y 30 minutos, hasta que pierda el calor. Después, ábrela despacio y, sobre todo, evita ponerla bajo el chorro de agua fría. No es aconsejable someterla a cambios bruscos de temperatura.
  6. No calientes ni actives la olla a presión sin contenido.
  7. Asegúrate de que la tapa queda correctamente cerrada.
  8. Comprueba que sus componentes están limpios y en buen estado, especialmente cambia con regularidad las gomas de las tapas, que es lo que permite su hermeticidad.
  9. No utilices productos de limpieza agresivos en la olla exprés. Antes de un primer uso tras comprarla conviene poner un par de vasos de leche a cocer en ella, después puedes lavarla como cualquier otro cacharro de tu cocina.
  10. Mantenla fuera del alcance de los niños.
  11. Sigue el manual de instrucciones que facilita el fabricante.

Actualizado: 26 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de las españolas tiene un déficit de vitamina D, que aumenta en invierno y primavera
'Fuente: 'VI Reunión Científica de Ginecología Privada (GINEP)''

PUBLICIDAD