PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Cocinar con flores
Las flores han pasado de ser un elemento decorativo y aromatizador en la cocina a ser protagonistas de numerosas recetas. Descubre sus posibilidades y cuáles son las más recomendadas en según qué platos.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Flores para comérselas: cuáles escoger

Te proponemos una selección de flores que puedes emplear en tus preparaciones culinarias, ya seas un principiante o un experto en la materia que desees innovar en tus platos:

Flores para principiantes

Los iniciados pueden perderle el miedo empezando por introducir en su cocina las flores de aquellas plantas que más conocen. Por ejemplo:

  • La flor del romero conserva el sabor de las hojas, pero suavizado, por lo que podrás utilizarlas para hacer pescados o carnes.
  • Las flores del calabacín, además de sorprender por su belleza, se pueden tomar simplemente en tempura, rellenas de carne y verdura o, como más les gustan a los italianos, formando parte de unos buenos raviolis.
  • Con las flores de borraja y un poco de azúcar en una sartén se hace caramelo.
  • Con las de la lavanda se preparan unos platos de conejo y unos vinos aromáticos de volverse majara.
  • Si el cebollino te gusta, prueba también su flor, físicamente parecida a las anémonas, tiene un sabor similar al de la cebolla, pudiendo incluirse en cremas, quesos para untar o canapés.
  • Y lo mismo ocurre con conocidas como la flor de la albahaca o la del tomillo. ¿A que ya te va entrando el gusanillo?

Flores para los más atrevidos

Date un gusto incluyendo en tus viandas flores tan clásicas como los pensamientos, los claveles, las begonias, los pétalos de rosa o los geranios. Seguro que al verlas en las floristerías alguna vez has pensado, “están para comérselas”, ¡ahora puedes!

  • Las begonias tienen un sabor ácido y refrescante, perfecto para hacer sorbetes, helados o ensaladas. También puedes cristalizarlas o bañar directamente en chocolate.
  • La caléndula, a la que nos referíamos anteriormente, puede actuar como azafrán, por lo que tanto sus pétalos como sus hojas le darán un gusto y un color únicos a los caldos, arroces y salsas.
  • Los pequeños pétalos de los geranios son muy contundentes y cítricos, ponlos con sorbetes, postres y bebidas dulces. Eso sí, la variedad citronella no es comestible.
  • Todo lo contrario a los pensamientos, que son suaves, delicados y de un sabor muy dulce, hechos para helados, tartas, ensaladas o tortillas.
  • Y, por último, los pétalos de rosa, que además de aromatizar combinados de ginebra y tónica, son únicos para ensaladas de fruta o postres hechos para conquistar.

Actualizado: 14 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de las españolas tiene un déficit de vitamina D, que aumenta en invierno y primavera
'Fuente: 'VI Reunión Científica de Ginecología Privada (GINEP)''

PUBLICIDAD