PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Cómo comprar leche y lácteos
No sólo de calcio viven los lácteos. Conoce qué nos aportan nutricionalmente la leche y sus derivados, sus múltiples variedades y las claves para elegir con cabeza las más adecuadas para ti y cómo conservarlas.
Escrito por Beatriz Robles, Consultora experta en seguridad alimentaria

Qué es la leche y tipos de leche existentes

Podría parecer una obviedad intentar definir qué es la leche, sin embargo, es necesario porque muchos preparados lácteos que parecen leche no lo son. Sólo puede llamarse leche si no contiene ningún ingrediente añadido (excepto los que aparecen de forma natural en la leche, como el calcio). Esto descarta todos los productos que lleven fibra, ácidos grasos omega 3, esteroles vegetales…

Tipos de leche

Hay varios tipos de leche a tu disposición en el mercado te aclaramos sus características para que sepas qué compras y cómo debes conservarla:

  1. Leche pasteurizada: es la que conocemos como leche fresca. Para garantizar su higiene se somete a un tratamiento térmico a una temperatura de 72ºC durante 15 segundos. El tratamiento no es a temperaturas muy elevadas (sólo destruye los microorganismos patógenos, pero no destruye los que alteran la leche) y sólo se conserva durante unos días. Siempre debe estar refrigerada (la fecha de caducidad es corta, 7-10 días). Puedes encontrarla en bricks o en bolsas de plástico. En casa la tienes que conservar siempre en el frigo y consumir 3 días después de abrirla.
  2. Leche UHT: es la leche más vendida. Se esteriliza a altas temperaturas (más de 135ºC durante al menos 1 segundo). Este tratamiento permite que tenga una duración larga y se pueda almacenar a temperatura ambiente durante meses. Se presenta en tetrabricks.
  3. Leche cruda: no es un producto que se encuentre en los canales de venta habituales, pero sí que es posible comprarla directamente a los productores en algunos casos muy concretos.

A pesar de que las ganaderías que tienen permitida la venta están sometidas a controles exhaustivos, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición considera que no se puede eliminar el riesgo de que aparezcan microorganismos patógenos en este producto. La FDA (Food and Drug Administration) está preocupada por el incremento de brotes de enfermedades de transmisión alimentaria debido al aumento de consumo de leche cruda. Si aun así quieres consumirla, siempre debes hervirla primero.

El origen de la leche

No te extrañes si no encuentras el país de origen de la leche en el tetrabrick. A pesar de que muchos consumidores están interesados en saber de dónde vienen la leche y los derivados lácteos, en España no es obligatorio indicarlo en la etiqueta.

Los ganaderos españoles también llevan años demandando que este dato se incluya en el etiquetado como una manera de proteger la producción nacional de leche y potenciar el consumo de productos locales. A nivel europeo, el Reglamento 1169/2011 contempla que los productores sí pueden indicar voluntariamente el país de origen de la leche en el etiquetado de la leche y de los productos que utilizan la leche como ingrediente. Pero no es obligatorio.

En algunos países como Francia e Italia sí se han desarrollado normas nacionales y los fabricantes tienen que dar esta información. Y España también va camino de hacerlo obligatorio. En este momento, acaba de cerrarse una consulta pública sobre proyecto de Real Decreto para regular el etiquetado obligatorio del país de origen de la leche. Así que, si todo va según lo previsto, después del verano ya podrás encontrar esa información en los envases de leche y lácteos.

Actualizado: 7 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Beatriz Robles

Consultora experta en seguridad alimentaria
Beatriz Robles

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de las españolas tiene un déficit de vitamina D, que aumenta en invierno y primavera
'Fuente: 'VI Reunión Científica de Ginecología Privada (GINEP)''

PUBLICIDAD