PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Síndrome del comedor selectivo
El síndrome del comedor selectivo es un trastorno que hace referencia a una nutrición muy limitada en la que solo forman parte de la dieta entre cinco y diez alimentos, a la vez que se rechaza la entrada de otros nuevos.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Efectos negativos del síndrome del comedor selectivo

Efectos negativos del síndrome del comedor selectivo

Las principales consecuencias del síndrome del comedor selectivo se derivan de las deficiencias nutricionales de una dieta restringida, y más teniendo en cuenta que los principales alimentos evitados son aquellos ricos en vitaminas, minerales y fibra (verduras, frutas, legumbres, pescado…), elementos indispensables para el desarrollo. “La carencia de estos nutrientes puede cursar con problemas de crecimiento, letargo y dificultades de concentración. En este sentido, se ha constatado una disminución de entre 13 y 15 puntos en el coeficiente intelectual de los comedores selectivos”, concluye el psicoterapeuta Toni Grau.

En cuanto a la parte psicológica, Grau explica que estos niños tienen un mayor riesgo de desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria en etapas posteriores a su crecimiento; ya que se conjugan ciertos rasgos de la personalidad que también están presentes en estas patologías y que comparten la problemática con la alimentación.

Además, en los comedores selectivos y sus cuidadores es frecuente la evitación social de aquellos acontecimientos en los que la dieta limitada del niño no puede ser desarrollada con normalidad (convivencias, viajes, cumpleaños, quedarse a dormir en casa de amigos…). “Este rechazo por la comida dificulta el adecuado proceso de socialización con el mundo y las personas que rodean al niño”, explica el psicoterapeuta. Asimismo, “las pataletas, el llanto y otras conductas disruptivas aumentan la conflictividad en el núcleo familiar”, concluye Grau.

A modo de resumen, los síntomas del comedor selectivo son, a la vez, consecuencia (expresión de malestar) y causa (evitación conflictividad), concluye el responsable del área de Gestión del Conocimiento e Investigación del ITA.

Actualizado: 1 de Julio de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD