PUBLICIDAD

Saco búlgaro
El saco búlgaro es ideal para aumentar tu rendimiento deportivo. Te enseñamos a elegir el más adecuado para ti, los mejores ejercicios para aprovechar todas sus ventajas, y cómo evitar lesiones con su uso.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Qué es un saco búlgaro o sandbag

Chica entrenando con el saco búlgaro

Hay sacos húngaros de diferentes pesos y tamaños.

Las rutinas de entrenamiento cada vez son más creativas, más diversificadas, más funcionales y más completas. Y todo ello en el menor tiempo posible de trabajo. Para lograr estos objetivos, el saco búlgaro es un tipo de material deportivo con el que ya cuentan muchos entrenadores personales.

Los sacos búlgaros (Bulgarian bag®), también conocidos como sandbags (sacos de arena) o weight bags (sacos de peso) son sacos que originalmente se llenaban de arena para aumentar su peso, lo que implicaba un mayor esfuerzo al realizar los ejercicios con él, pero han ido evolucionando y ahora se encuentran en el mercado de diferentes pesos y tamaños, y es que lógicamente no requiere lo mismo en sus rutinas un jugador de rugby de 110 kilos, que una bailarina que pesa la mitad.

Además, no se trata de sacos como los de boxeo para golpear, pues tienen asas que permiten agarrarlos para moverlos en los ejercicios, o levantarlos. Christian Ducos, entrenador personal y creador del sistema de entrenamiento LynxCross, subraya la idoneidad de incluir los sacos búlgaros en el mundo del fitness porque “son el objeto más optimizado, por su diseño ergonómico y sus proporciones”. Y este es el principal motivo por el que está sustituyendo cada vez más a las mancuernas y a las barras de peso tradicionales.

El nacimiento del saco búlgaro viene, según explica Ducos, del mundo de la lucha grecorromana: “el origen fue preparar físicamente a los luchadores. Su creador es precisamente un entrenador de wrestling: Ivan Ivanov”.

Para qué sirve el saco búlgaro y qué aportará a tus entrenos

A través del saco búlgaro se consigue un entrenamiento funcional, cuyo objetivo último es que lo que se trabaja acabe siendo aplicado a las actividades de la vida cotidiana; es decir, no sólo se centra en la propia práctica deportiva. Además, para levantarlo y manipularlo en muchos ejercicios se requiere toda la musculatura, lo que proporciona un desarrollo muscular armónico y proporcionado.

El experto Christian Ducos explica que el saco búlgaro es “una tecnología del entrenamiento que replica movimientos de la lucha grecorromana. Por ello, el origen es el de mejorar el rendimiento explosivo y cardiovascular”.

No obstante, el experto también señala que con su uso se gana “estabilidad de piernas –especialmente de rodillas–, velocidad en las acciones explosivas que impliquen movimientos complejos de hombros –básico para prevenir lesiones en los luchadores–, y una rápida recuperación entre intervalos de acciones explosivas”.

Saco búlgaro
Desde quemar calorías a fortalecer la musculatura, son varias las ventajas de usar sandbags.

Además, la entrenadora personal Elena Malova apunta que “sirve para aumentar la intensidad del entrenamiento”. Y así es como algunos profesionales empezaron a introducirlo en las sesiones de fitness en las que Christian Ducos destaca que “su utilidad está orientada al desarrollo motriz en acciones dinámicas, en el control de la zona del núcleo y el trabajo cardiovascular”.

Asimismo, el trabajo constante con el saco búlgaro produce una efectiva quema de calorías al ir mezclando ejercicios constantemente. Por ello, Ducos apunta que “es una herramienta perfecta para el entrenamiento HIIT o Tabata”.

El hecho de fortalecer la musculatura servirá además para ganar flexibilidad y para reducir el riesgo de padecer lesiones musculares o articulares. Esto se da especialmente en el caso de luchadores de cualquier modalidad, tanto lucha grecorromana, lucha canaria, artes marciales como kárate, taekwondo, Jiu-jitsu, etcétera.

Actualizado: 18 de Mayo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD